Mi verano de 2009 en Finlandia…

Publicado el Actualizado el

Hoy toca una entrada de recuerdos, del primer verano, que yo recuerde, que he estado allí, en Finlandia.

No fue precisamente un viaje de “placer”. Había muerto el amigo de mi mummo, y fuimos para que la abuela tuviese compañía y darle algo de apoyo.

Lago en Finlandia
Lago en Finlandia
El viaje empezó de la peor manera posible. El vuelo se retrasó dos horas, pero por fortuna pudimos coger otro vuelo que había antes. Afortunadamente, solo tuvimos ese susto, llegamos a la hora prevista y todo.

Lo primero que hicimos fue ir a casa del amigo de mi abuela, donde vivía con su hijo. Íbamos de camino a una casita a las afueras… me parece que fuimos en dirección como a Turku. La casa estaba rodeada por los árboles, y por detrás pasaba un riachuelo. Me hubiese gustado dar una vuelta por ahí, pero había algo que me paraba. Resulta por mi abuela nos contó varias veces que había cogido serpientes, y venenosas, por esa zona. Bueno, para la próxima vez…

Porvoo

Una de las actividades que hicimos unos días después fue visitar Porvoo, una ciudad al sur de Finlandia de la que ya os hablé cuando inicié el blog. Sus calles son preciosas, en parte no han sido asfaltadas, en especial en el casco antiguo de la ciudad. Fuimos a una cafetería, allí tomé un zumo y… bueno, también compramos un bollo, pero tenía mermelada, y no la soporto. La verdad es que eso era de cuento…

Porvoo

Estuvimos también en el mercado de la ciudad, y nuestra sorpresa: ¡nos encontramos a un español! Era gallego y había venido a Finlandia con su pareja. Estaba de vendedor en un puesto que había. Fuimos luego con coche al otro lado de la ciudad. Nos paramos en un río a tomar un helado. Allí también daban folletos, me parece que de Porvoo. ¿Mi sorpresa? ¡También estaban en español!

Otro día fuimos a la casa de campo de unos amigos de mi madre, que está por Lahti. Allí es donde jugué por primera y única vez al Mölkky, el juego de “bolos” finlandés del que ya os hablé hace unas semanas. No recuerdo si gané o perdí, la cuestión es que me lo pasé bien.

En otra ocasión, fui a la casa de campo de otra amiga de mi madre, también por Lahti, y también con lago. Allí me metí en la sauna y me bañé por primera vez en un lago. La verdad es que no os aconsejo que caminéis por ahí, el fondo es como de barro y no muy agradable… No estuve mucho tiempo, también por mi miedo a encontrarme una serpiente en el agua. Sí, es serio.

Lago en Finlandia

También aproveché para ir en barca por el lago. Desde luego, no se me dio mal. Fui más o menos hacia el centro del lago y luego dimos la vuelta. Por supuesto, lo manejé yo solito.

Un domingo fuimos a casa de mi tío en Kerava, y allí vimos la Fórmula 1. El domingo siguiente, fuimos de nuevo, y para variar un poco, a su casa de campo (mökki en finlandés), que estaba más o menos por Kerava también. Parece raro, pero… ¡también había un lago al lado! Es el mismo que tenéis al principio del artículo. Ese fin de semana también había Fórmula 1, y también vimos la carrera. Para comer, bueno… ¡prepararon una paella! No había visto una así en mi vida, tenía mazorcas y todo. Pero al menos se esforzó en hacerla 🙂 .

Y bueno, creo que eso es todo… Como siempre que viajo a Finlandia, comí mucho regaliz y chocolate, y traje a Mallorca todavía más. Lo peor del viaje fue la cantidad de bichos que había, y eran enormes…

Deja un comentario