Salto de esquí en Lahti: todo un lujo de ver

Publicado el Actualizado el

Si hay una imagen que te venga a la cabeza cuando piensas en Lahti es su gran pista de salto de esquí. De hecho, se puede ver prácticamente desde cualquier parte de la ciudad, incluso a oscuras gracias a su iluminación.

Allí se han formado grandes deportistas, como es el caso de Janne Ahonen -uno de los esquiadores más laureados de Finlandia, presente en los JJ.OO. de Invierno en Sochi- u Olli Muotka -todavía en activo.

Lahti mäkihyppyDe pequeño, cuando tenía ocho años, fui a ver cómo saltaban los esquiadores, a ese mismo lugar. La verdad es que es impresionante ver cómo vuelan por el cielo, si bien tampoco no recuerdo mucho de aquello. Lo que sí tengo claro es que había muchísima gente. No me quedé toda la prueba, pero el tiempo que estuve fue más que suficiente.

No es raro que la asistencia sea tan alta. El lugar está al lado del centro de la ciudad, en menos de 5 minutos en coche llegas perfectamente. Y sí, también hay sitio para aparcar.

Además, la ciudad ha acogido grandes eventos, como el Campeonato Mundial de Esquí Nórdico ya varias veces o la Copa del Mundo de mäkihyppy (así se dice en finlandés “salto de esquí”). Precisamente en esta última competición y en el mismo sitio, Ahonen logró algunas de sus victorias.

LEER MÁS | Esquiando en Finlandia sin montañas

Lo lleva la empresa Lahden Hiihtoseura (en español, Compañía de esquí de Lahti), con más de 90 años de existencia. Precisamente el 3 de abril de 2017 se cumplían 95 años.

Aquí os dejo un vídeo de 1958 en el que se ve a los esquiadores saltando. Nada que ver con la actualidad.

Si tienes la ocasión de ir a ver alguna competición allí, no dudes en asistir. Y si ya te atrevieses a poneros los esquís y saltar, pues sería fantástico… aunque entiendo que te dé miedo ir a 90 km/h en el aire 😉 .

Más recientemente, en 2017, asistí de nuevo para contemplar el lugar en el que iban a disputarse el Mundial de Esquí Nórdico. Y allí vi a los del equipo ruso entrenando, y parecía que practicaban con una facilidad tremenda. Luego me ves a mí, y bueno… En fin, ¿alguien se anima a ir?

Deja un comentario