Los políticos de Finlandia, nada que ver con los españoles

Publicado el

¿Recordáis el último caso de corrupción política en Finlandia? El famoso entrevistador Jordi Évole hizo hace poco una pregunta similar en su programa Salvados, pero en referencia a Dinamarca. Sin embargo, la respuesta de los ciudadanos, presumiblemente, será idéntica.

Esto no quiere decir que no haya ni un solo caso de corrupción, alguno hay, pero en comparación con España son tonterías. Pero vamos a lo que vamos. Esto va de políticos, y lo diferentes que son de los españoles.

Alexander Stubb en biciHe abierto con lo del tema de la corrupción, y sí, en Finlandia apenas hay. O no aparece en los medios. Y eso es importante, pero también encuentro que son más cercanos.

Un ejemplo claro lo veo en el primer ministro finlandés Alexander Stubb, el de la foto. Esta aparecía aquí, y estaba yendo a un acto de comunicación. En bicicleta. En España irían al menos con tres coches oficiales.

Stubb: fan del triatlón y adicto a Twitter

Pero eso no es lo único que ha hecho. Stubb también es conocido por su afición al triatlón. Este mismo verano estuvo en una de estas competiciones deportivas, según explica la cadena de televisión nacional YLE. Como si fuera un participante más.

Por eso mismo le cayeron algunas críticas, ya que él estaba publicando tuits sobre esta prueba. Entonces estaban con la crisis en Gaza y Ucrania, y desde algunos medios decían que la imagen que estaba dando no era la adecuada. No sé a vosotros, pero a mí tampoco no me escandaliza tanto. No es algo que pueda considerar como grave.

Y, hablando de Twitter, el primer ministro es un usuario bastante activo de esta red social. Y su forma de utilizarlo, para variar, es mejor que la de los españoles, quienes tienen un concepto de esto como de tablón de anuncios. Cierto es que Stubb publica muchos mensajes como un político común, pero también hace un uso más personal: dice cosas sobre cómo le va en triatlón, cuelga imágenes para dar los buenos días… Incluso recuerdo de una vez que mantuvo un debate con un periodista.

Otras de las cosas que hay que destacar de Stubb es su currículo. Ha estudiado en Finlandia, Francia, Estados Unidos, Inglaterra y Bélgica. Llegó a ser doctor en Filosofía en política internacional. Y habla cinco idiomas: finlandés, sueco, inglés, alemán y francés. En España hay algunos que ya con dos lenguas tienen serios problemas…

“No” a un regalo

Ya, para rematar, os traigo la última de Stubb, que rechazó unos esquís de algo más de 300 euros, según publicó YLE. Comentó que era “un buen regalo”, pero que excede lo que él puede aceptar. Yo cuando leí eso me quedé boquiabierto, esto en otros países no se ve ni de broma.

He utilizado al primer ministro por ser un ejemplo magistral, pero de seguro que habrá más como él. Aquí se ve quién es un político cercano a la ciudadanía. Eso sí, hay que recordar que esto formará parte de una estrategia. En fin, ¿qué os parece?

5 comentarios en “Los políticos de Finlandia, nada que ver con los españoles

    Nuska dice:
    15 Noviembre, 2014 at 12:43

    Es que lo de España no tiene nombre: tropecientos imputados por corrupción, sólo 2 o 3 en la cárcel y algunos defendiendo “su honor” delante de las cámara cuando se le acusa….
    Por eso somos el nº1 en corrupción de Europa…. (y así nos va).

    Saludos.

      mifinlandia dice:
      15 Noviembre, 2014 at 13:48

      Es que lo que hay en España es un puro cachondeo, todo el mundo roba a la mínima que puede… Al menos en Finlandia son más honrados los políticos 😛
      Saludos!

    Ángeles dice:
    15 Noviembre, 2014 at 16:31

    En el Norte están super avanzados…y Nosotros en la Edad de Piedra…ya veo a Diego a lo lejos…Besotes!

      mifinlandia dice:
      15 Noviembre, 2014 at 18:14

      A Diego? Bueno, la verdad es que sí, hay que avanzar más… Y no basta con llamar a los programas de cotilleo 😉
      Saludos!

    carlosdiazdeargandona dice:
    17 Noviembre, 2014 at 10:08

    Reblogueó esto en INVESTIGACIÓN SOCIAL APLICADA A LA MEJORAy comentado:
    ¿Hay algo que podríamos aprender?

Deja un comentario