El primer campeón finlandés en motociclismo: Jarno Saarinen

Publicado el Actualizado el

Como una estrella fugaz, vino, deslumbró y desapareció. Así podemos describir la corta carrera del finlandés volador Jarno Saarinen, quien dejó al mundo del motor boquiabierto por su pilotaje.

Saarinen nació el 11 de diciembre de 1945 en Turku. Se le conoció también como Paroni, que significa barón. El piloto adquirió experiencia al conducir sobre hielo, lo que hizo que su estilo sobre la moto fuera entonces muy llamativo.

Jarno SaarinenEl finlandés debutó en el mundial en 1969, disputó varias algunas carreras ese año con una Yamaha TD2 privada, según el portal Motociclismo. En 1970, ya empezó a competir de manera más seria, y logró un cuarto puesto en la categoría de 250cc.

Cada vez estaba más claro que había nacido una bestia de las dos ruedas. En el 1971 estuvo cerca de lograr su primer campeonato, fue segundo en 350cc y tercero en 250cc. Se batió en duelo contra el mítico Giacomo Agostini, pero puede que superarle fuera pedir demasiado. Además, fichó por el equipo Kreidler de 50cc para luchar contra Ángel Nieto. Saarinen fue segundo, solo superado por su compañero de equipo Jan de Vries.

El campeonato de Saarinen

El 1972 fue el año del motociclismo para Finlandia. Hoy todavía se recuerda por ser la única temporada en la que un piloto finlandés gana el mundial. En 250cc, se proclamó campeón, precisamente en el circuito de Imatra. Sí, en casa.

Tuvo la oportunidad de hacerse también con el título de 350, pero se marcó como prioridad ganar en la otra categoría. Competir con dos motos era algo “normal” en esa época, ahora sería una locura.

La muerte de Jarno Saarinen

En 1973, Paroni se convirtió en piloto de fábrica, lo cual le daba ventajas técnicas. Primera cita del año: Francia. Saarinen gana en 250 y 500. En Austria, lo mismo. Llega Alemania, vuelve a ganar en 250, pero en la categoría reina se ve obligado a abandonar por culpa de su moto.

20 de mayo de 1973. Aterriza en Italia. El rapidísimo circuito de Monza. Tras la salida, se produce un accidente múltiple en la primera curva. Jarno Saarinen murió. La seguridad entonces era muy mala, se utilizaba paja de protección en los guardarraíles.

Se barajaron numerosas hipótesis sobre qué pasó. Primero, se dijo que lo causó una mancha de aceite. Años más tarde, la Fiscalía decía que lo provocó una modificación en la moto de Pasolini, quien también se dejó la vida.

Veamos un pequeño vídeo conmemorativo, una pasada. Dan ganas de llorar.

Un artículo de Iltalehti remarca cómo subió el bautizo de niños con el nombre de Jarno. Uno de ellos, el italiano Jarno Trulli, quien fuera piloto de Fórmula 1.

LEER MÁS | Taru Rinne, la primera mujer en puntuar en un mundial de motociclismo

Su muerte se la compara a menudo con la del piloto de Fórmula 1 Ayrton Senna. Saarinen fue una estrella fugaz, deslumbró al mundo entero, pero pronto se apagó. Quién sabe si habría podido ganar más mundiales. Su talento hace pensar que sí.

Deja un comentario