Cómo divertirse en una visita por Korso

Publicado el Actualizado el

Un pequeño pueblo a unos pocos kilómetros de Kerava, en el sur de Finlandia. Es un núcleo urbano de carácter más residencial, lo cual no significa que no podamos pasarlo bien. Esto es Korso.

En esta entrada te enseñaremos algunos de los mejores puntos para pasar un buen rato en Korso. Puedes estar seguro de que, a pesar de no ser muy grande, tiene la equipación suficiente como para hacer diferentes actividades. ¿Nos acompañas en este paseo?

Centro de Korso
Centro de Korso
Lo primero, algunas de las mejores zonas de entretenimiento están por el centro, alrededor de la estación de tren. Allí es donde se concentran la mayoría de bares y pubs del pueblo, que no son pocos. Yo al que fui se llama Sorento -tienes imágenes en uno de los Vlog-, que además tiene una terracita muy mona para el verano.

Además, todos estos bares suelen tener un karaoke, por lo que es una buena opción si queremos ir a hacer un poco el ridículo o ver cómo otros lo hacen. Siempre es divertido un plan por el estilo.

No muy lejos de la zona está Lumo. Google Maps me lo marca como una biblioteca, pero es algo más. Tienen un comedor, una sala con su escenario donde de vez en cuando hacen alguna actuación… Pero, lo más importante para algunos: tienen Wi-Fi gratis.

Siguiendo por el centro, a veces nos podemos encontrar con un pequeño mercadillo. No es gran cosa, pero para echar un vistazo sirve. Ya a estas alturas habrás visto que casi toda la vida se concentra allí. Incluso tenemos la iglesia de Korso allí al lado.

En el exterior de Korso

Leppäkorven maauimala
Leppäkorven maauimala
Vamos a irnos un poco más lejos, que todavía me acusarán de centralista. Ya algo alejados de las casas, tenemos Ankkalampi, el parque de Korso. Se encuentra justo en las orillas del arroyo de Rekola o Rekolanpuro. Un lugar precioso para pasear, dar de comer a los patos o disfrutar de la naturaleza.

Si caminamos por este parque, llegaremos hasta la zona del campo de fútbol. Hay una parte en la que hay porterías y la gente puede ir a jugar. Para quienes echen de menos dar unos toques, es el sitio perfecto: tranquilo y bien grande.

Si todavía tenemos ganas de dar una vuelta mayor, podemos seguir hasta el Leppäkorven maauimala. Está ya más metido en el pueblo de al lado, Leppäkorpi, pero me parece un lugar destacable. En invierno es un referente en cuanto a que tiene una buena cuesta por la que deslizarnos o patinar encima de un pequeño estanque.

Si has estado en Korso y tienes alguna propuesta más, explícanosla en los comentarios :D.

Deja un comentario