Anttila, unos míticos grandes almacenes al borde del cierre

Publicado el Actualizado el

Todavía recuerdo la primera vez que compré con mi dinero en Anttila. Mi abuela me regaló 100 markkaa (marcos finlandeses), y los aproveché para comprar un vídeo (VHS) de los Muumi en un gran almacén. Y todo pinta a que la historia no va a poder repetirse, no por la muerte del VHS, sino porque Anttila está en quiebra.

Sí, en julio Anttila se declaró en bancarrota. De esta forma, se marcó el fin de más de medio siglo de negocio. 62 años que, de hecho, empezaron de una forma un tanto distinta a cómo es la empresa que ahora conocemos.

Anttila
Centro comercial Anttila – Wikipedia (Santeri Viinamäki; CC)
En 1952, un joven Kalle Anttila volvió de EEUU con una idea bajo el brazo: una empresa de venta por correo. Así lo cuenta MTV en un repaso por su historia. Entonces se llamaba Postitusliike Solpa, aunque al cabo de dos años redirigió el negocio. Ya con el nombre de Kalle Anttila Oy, abrió su primer Anttila en Sornäinen, Helsinki.

A partir de los años 70 empezó su gran crecimiento, y en 1975 ya sumaba 56 millones de marcos en ventas y 400.000 clientes. Sin embargo, Kalle Anttila, al año siguiente lo vendió a la compañía Tuko tras la crisis del petróleo y se las piró a Miami.

En los años 90 se inicia su expansión internacional por los países bálticos. Asimismo, volvió a cambiar de propiedad: de Tuko a Kesko. Además, a finales de la década comenzó su andadura por Internet.

La crisis de Anttila

En marzo de 2015, Kesko (que tiene otras marcas, como K-Supermarket) vendió el centro comercial a 4K Invest, compañía alemana, por un triste millón de euros, según Helsinki Times. En la operación también entraba la marca Kodin1, que está en la misma situación que su hermana mayor. Sin embargo, ya hemos visto que el negocio no ha ido mal y en poco más de un año se ha ido a pique. Así, empezaron las rebajas de hasta el 80% que marcan el principio del fin.

Lo cierto es que Anttila en estos últimos años ha tenido pérdidas que, visto lo visto, parecen insalvables. En 2014 perdieron 95 millones de euros, y en 2015, 53, según Helsinki Times. Cuando saltó la noticia, comentaba en Facebook con nuestra seguidora Ana M. Gutiérrez Sorainen el tema y decía que “en un año reclutaron gente inexperta y les dieron órdenes de guardar silencio”. Desde luego, tiene mala pinta que en un año hayan quebrado la empresa.

Los primeros cierres de Anttila ya se han producido. Han echado el candado en Lahti (Etelä-Suomen Sanomat) o Kajaani (Kainuun Sanomat). Su web también está inaccesible, supuestamente de forma temporal.

Ya veremos cómo acaba todo esto, pero todo apunta a que desaparecerá. Sería toda una pena… ¿Has estado alguna vez en alguno de sus grandes almacenes en Finlandia?

Deja un comentario