La iglesia de Temppeliaukio, única en Helsinki

Publicado el Actualizado el

A pocos pasos del centro de Helsinki, nos encontramos con una iglesia única. Se la conoce popularmente como la iglesia de roca, y no es para menos, ya que fue construida excavando en una. Hablo, por supuesto, de la iglesia de Temppeliaukio (o Temppeliaukion kirkko).

Se estrenó en 1969 tras la gran obra de Timo y Tuomo Suomalainen. Desde entonces, ha conseguido mucha popularidad y se ha convertido en un paso casi obligado tanto para turistas como para residentes. Descubramos mejor cómo es por dentro.

Iglesia de Temppeliaukio
Temppeliaukion kirkko nos da la bienvenida
Para empezar, para llegar tienes un camino de unos 10-15 minutos desde la estación de tren central. Pero mientras vas, puedes pasar por el edificio del Parlamento (o Eduskunta). A la llegada, tendrás que subir una pequeñísima colina -lo notarás si subes de calles como Fredikinkatu, que da justo a la entrada.

Imagina que ya estás allí. Te posas delante. Y lo notas: no tiene nada que ver con otros edificios religiosos que puedas haber visto. Aparenta ser remarcablemente baja, y es que la forma en la que la hicieron contribuye bastante. Y que esté rodeada de bloques de viviendas, más.

En la fachada, una pared formada por diversas piedras y roca cubierta por algunas plantas te dan la bienvenida. Y, por arriba de la iglesia de Temppeliaukio, se asoma una tímida cúpula.

El interior de la iglesia de Temppeliaukio

Una vez te metes dentro, la paz invade tu mente. Podría haber una guerra fuera y dentro sentirte en una profunda tranquilidad. Suelen poner una música muy ligera que genera este ambiente tan relajado. Cualquiera se quedaría dormido si se pudiera.

Las paredes es otro elemento distintivo respecto a las iglesias tradicionales. Fuera ladrillos, fuera cemento. Ahí toca ver la misma roca, con sus imperfecciones. En algunas partes superiores también siguen con el clásico muro con piedras, de forma y color irregular.

Temppeliaukion kirkko
El órgano de la iglesia, acorde con los colores de la pared.
Ahora toca mirar hacia arriba. Porque esa cúpula que antes mencioné de paso también gana algo de protagonismo. En parte está compuesta de cristal, lo que permite que cuando sale el sol se pueda iluminar bien el interior. Sin embargo, en la parte central se sitúa lo que aparenta ser una placa de metal. Esto, junto a las barras de metal que atraviesan continuamente el cristal, proporcionan esa sensación de estar en un lugar cerrado.

Ya a modo de curiosidad, durante la construcción de la iglesia de Temppeliaukio hubo protestas por su alto coste o porque la gente quería una catedral, como recoge HelsinginKirkot. Además, cuando se inauguró se llamaba iglesia de Taivallahti, pero en 1971 se cambió por el nombre actual. Y ya como último apunte, en 2004 se declaró como un edificio protegido.

LEER MÁS | La capilla del silencio de Kamppi, en Helsinki

Puede que te suenen las fotos que hay, y es que en un Vlog ya la visitamos. Pasamos un rato por ahí en una de nuestras aventuras por Helsinki. Puedes revivir el momento en este vídeo:

Cuando fui ya me fascinó, era un lugar como para sacar miles de fotos, de los que no te cansas de estar. Y yo no soy una persona religiosa. Pero volvería, no tengo la menor duda. ¿Qué sensaciones te da Temppeliaukion kirkko? 🙂

Deja un comentario