Lahti, conociendo una de las ciudades más importantes de Finlandia

Publicado el Actualizado el

Lahti es uno de esos sitios que guardo en mi mente con cierto cariño. En esa ciudad fui por primera, última -y, por tanto, única- vez al cine en Finlandia. Allí vi por primera vez hombres surcando el cielo. Y también logré el milagro de caminar sobre el agua.

Por eso, la ciudad ya iba mereciéndose que la conociéramos un poco mejor. Así, te contaré alguno de los sitios que creo que deberías conocer si quieres ir a ver Lahti. Ya verás que tiene mucho que ofrecer.

Lahti Sibeliustalo
Sibeliustalo, a la orilla del lago Vesijärvi.
La capital de la región de Päijät-Häme (o Päijänne Tavastia) se encuentra a 100 kilómetros al norte de Helsinki. Con la línea Z del tren desde la capital llegarás en cuestión de una hora o menos.

Al hablar de Lahti es imposible desvincularlo del esquí. De aquí salieron estrellas mundiales como son Janne Ahonen, el eterno saltador. Además, fue la sede del Mundial de Esquí Nórdico este 2017 y presume de ser la ciudad que más veces ha acogido el campeonato.

LEER MÁS | Esquiando en Finlandia sin montañas

Es posible visitar la zona de los trampolines, visibles casi desde cualquier parte de la población. Te sientes pequeño ante tal poderío y hasta da algo de vértigo solo de imaginar que los esquiadores tienen que saltar desde tal altura. ¡Son más de 100 metros!

Lahti esquí
Un esquiador entrenando en las instalaciones de Lahti.

La última vez que estuve en Lahti tuve la ocasión de ver cómo se preparaban para el Mundial. Porque no solo tienen estas espectaculares instalaciones. Pasé justo al lado de la pista por la que pasan los esquiadores, que se ubica en parte entre la naturaleza que invade el lugar. Francamente, pasé un poco de miedo por si me topaba con alguno de estos. Además, coincidía con que el equipo ruso estaba entrenando.

¿Qué más ofrece Lahti?

Uno de los lugares que me parecen bastante mágicos es una pequeña arboleda que hay en el barrio de Pyhätön, muy cerca del lago Joutjärvi. Es uno de los sitios donde podrás disfrutar de las vistas de todo Lahti. Es uno de los sitios elegidos en Nochevieja para ver los fuegos artificiales. No es un punto para turistas, ni siquiera lo promueven para estos. Por eso merece la pena descubrirlo.

Hay que tener en cuenta que Lahti es lo más parecido a una ciudad en un valle, pues está rodeado de pequeñas colinas que medio esconden sus edificios de los alrededores.

Después, nos podemos desplazar hasta el lago Vesijärvi, el más grande que hay en la capital de Päijät-Häme. En invierno se crean largos caminos donde la gente puede caminar. Y sí, aunque parezca raro, uno no se resbala con facilidad.

Lahti Vesijärvi
Los caminos helados sobre el lago Vesijärvi.

En el puerto de Vesijärvi se ubican diferentes barcos restaurante. Pero también podemos comer algo en “tierra firmecilla”, como diría un tal Flanders. Os recomiendo al 100% Kahvila Kariranta, Allí tomé un Korvapuusti que, de verdad, estaba de rechupete. Y encima era grande, aunque caro. De hecho, presumen de hacer los Korvapuusti más grande de la ciudad. Se ve que los hacen en el mismo lugar. Además, su decoración es muy acogedora.

Esta cafetería es de un estilo muy vintage -ojo, no viejo, estaba muy cuidado. Mesitas pequeñas que se juntan con otras más grandes, bancos para sentarse, espejos, muebles clásicos o lámparas colgantes ayudaban a crear esa sensación. Sin olvidar los motivos azules de la pared.

Por último, tengo que destacar Sibeliustalo, nombrado así en honor a Jean Sibelius. Arquitectónicamente es interesante, pues une un antiguo edificio de ladrillos rojos que probablemente fue una fábrica. Antes la orilla del lago era un importante punto de actividad industrial. El tren hasta pasaba por allí. Ahora queda bastante poco y esta es una muestra. Después, se une a una parte más nueva, construida con madera. El contraste es, cuanto menos, interesante.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde luego, Lahti tiene mucha cosa que puede resultar interesante. Porque además de esto, también tiene varios museos. Y un paseo por el centro nunca está de más. Y tú, ¿qué prefieres de esta ciudad? 🙂

Deja un comentario