Estereotipos finlandeses: ¿hay que creérselos?

Publicado el Actualizado el

Cerrados. Poco habladores. Reservados. Fríos. Distantes. ¿Quién no ha vinculado nunca estos adjetivos a personas de Finlandia? Estos estereotipos finlandeses están presentes en las cabezas de millones de personas. Que posiblemente ni han visitado el país. Ni conocen directamente un nativo. Pero bueno, lo piensan.

Muy al principio del blog ya describí cómo son los finlandeses. Quise desmentir los prejuicios que hay instalados. Aunque algunos sí que puede que los haya visto con mayor intensidad. Pero el caso que te contaré te desmontará por completo tus ideas.

Estereotipos finlandeses
Reconocerás a finlandeses, no por sus estereotipos, sino porque van luciendo la bandera. – Wikipedia (Ninaras; CC)
Creo que son muchos los esfuerzos que se hacen para intentar romper este falso espejo. Por ejemplo, desde VisitFinland, que es una página del gobierno, intentaron propagar una idea contraria a la que se tiene en general. Eso sí, como yo mismo, no pueden evitar deslizar algún detalle que coincide con los prejuicios que se montan. Claro que estos elementos también pueden ser parte de su cultura, y por eso se mencionan.

Pero vayamos ya al caso que te digo. El año pasado conocí a dos finlandeses que vinieron de vacaciones a Mallorca. Entonces ya entablamos amistad con ellos. Era fácil hablar con ellos, no era problema el tema de la conversación, porque tenían para rato. Y, de paso, pues practicaba el idioma.

En aquella ocasión, la chica de la pareja se me despidió con dos besos. Aquí ya me quedé tocado, porque eso no es normal en Finlandia. Esto ya no son estereotipos, es cultura: allí no existe este saludo, si eso el abrazo. Volvemos a lo de antes.

Pero estos prejuicios que muchos tienen se verán truncados ahora mismo. Estos últimos días estuvieron de vuelta en Mallorca. Solo nos habíamos visto una vez, pero para ellos ya era motivo para dar un abrazo y dos besos.

Besos… ¿en la boca?

Finlandeses Vappu
Un grupo de finlandeses en Vappu. – Wikipedia (Ninaras; CC)
Para ellos, el espacio personal no existía. No dudaban en hablarnos de sus hijos. Tenían conversación como para pasar toda la noche. Repertorio había: religión, ideología política, los camiones de la basura que pasa cada mañana…

Y espera, porque estos estereotipos finlandeses se pueden destripar aún más. Como quedamos en vernos en su hotel, nos encontramos con más turistas que había por allí. Y se ponían a hablar con ellos. Aunque no les conocieran. Ni les hubieran dirigido la palabra antes.

Era gente muy abierta y amable. Se notaba incluso en su tono de voz. Muy alegre e incluso exageradamente sonoro. El chico, un poco más calmado, incluso le decía a su pareja que bajara el volumen. Se está muy bien con ellos, eso sí.

Ya no cuento cómo se despidió ella de una mujer. Beso en la boca. Piquito, más bien. Delante del marido. “Mientras no fuera a otro hombre…”, debió pensar este finlandés.

LEER MÁS | Cómo se ven los finlandeses a sí mismos

Bueno, ¿y por qué te cuento esto? Si te llego a decir que son españoles aún no te sorprendería. Pero la cuestión es que son finlandeses. Y hemos roto todos los estereotipos que suelen adjudicarles.

Este es solo un ejemplo, pero ya te digo que no he conocido a dos finlandeses iguales de carácter. Más o menos habladores, más o menos abiertos… Da igual eso. Lo importante es conocer a gente diversa. Y, si vas a ir a Finlandia, libera tu mente. Deja los estereotipos finlandeses fuera de la maleta. No tomes ni una sola referencia. Ni siquiera este caso que te acabo de contar.

Deja un comentario