Paseando por encima de caminos acuáticos congelados

Publicado el Actualizado el

¡Ay, que patino! No, nunca escucharás algo así. O al menos rara vez mientras vayas por encima de caminos congelados. No deja de ser habitual que los habitantes de poblaciones cerca de fuentes de agua puedan hacer las de Jesús.

Esta experiencia la descubrí recientemente. Por eso, te contaré cómo es la particularidad de andar sobre este hielo. Pero tranquilo, ya te adelanto que el único peligro es que te atropelle un esquiador.

Lahti Vesijärvi
Los caminos helados sobre el lago Vesijärvi.
La primera vez que paseé sobre agua fue en Lahti, este invierno. En el lago Vesijärvi hacen grandes caminos que recorren toda la orilla y allí la gente va a pasear, sacar a los perros… Todo lo que en verano se hace en un parque, pero con la gracia de tener agua unos cuantos centímetros por debajo de tus pies.

Por muy raro que parezca, apenas resbalaba. No daba la sensación de que hubiera peligro de caerse, uno puede caminar normal y sin temor alguno. La superficie no parece totalmente lisa. Lo más arriesgado, en el caso de Vesijärvi, parecía bajar una pequeña rampa metálica que habían puesto en el puerto para bajar al lago. Eso lo dice todo.

LEER MÁS | Bares de hielo: prepárate para esta experiencia bajo cero

La superficie del hielo que yo vi no era como la de un cubito de hielo recién hecho. Presentaba líneas blanquecinas, intuyo que en parte porque hay gente que pasa con sus esquís por los caminos. Evidentemente ya los hacen así cuando empieza la temporada de invierno y ya hay suficiente grosor como para caminar por encima.

Ahora, sí que había alguna zona en la que habían prohibido el paso por el peligro que entrañaba. Era al lado de un barco-restaurante. Imagino que por el hecho de haber embarcaciones, el hielo no alcanzó a tener un grosor mínimo. Lo peor es que era al lado de una terraza que habían improvisado y de un pequeño espacio para jugar a hockey.

Lahti lago
Aquí estoy yo en Vesijärvi, dando un paseo. No recomendado para el verano.

Pero, ya te digo, esa parte era la excepción. Porque en el resto se podía caminar sin temor a acabar bajo el lago. Ten en cuenta que debe haber muchos centímetros bajo tus botas. De hecho, ni siquiera se alcanzaba a intuir la presencia de agua. Y ya más lejos de la costa se avistaban pescadores que hacían lo propio.

Caminos de hielo en el resto de Finlandia

Lahti no está sola en esta actividad invernal. Recuerdo un documental sobre Suomenlinna, la fortaleza de Finlandia, en el que decían que antes la gente iba caminando desde Helsinki hasta este archipiélago. Ahora es imposible, dado el aumento del tráfico marítimo. Pero te lo cuento para que veas que no es una rareza que se da en Vesijärvi. Y me figuro que aún pasará en más sitios, sin contar la carretera que se abre sobre el mar Báltico entre Finlandia y Suecia.

LEER MÁS | Hacer una linterna de hielo en invierno

Para acabar, te quiero dar un pequeño consejo. En verdad es una recomendación tirando de lógica. No vayas si está lloviendo. No porque pueda partirse la superficie, sino porque se puede volver muy resbaladizo.

Creo que ya estás preparado para dar ese paseo con la esencia del invierno. ¿Te atreves a probarlo? 😉

Deja un comentario