Kerava, una ciudad hecha todo un museo: arte a tutiplén

Publicado el Actualizado el

En el sur de Finlandia, apenas a media hora en tren, hay una pequeña ciudad que normalmente no aparecerá en las guías turísticas. Pero no sufras, que para eso estamos aquí. Si eres amante del arte, un pequeño paseo por el centro de Kerava te encantará.

Plazas o calles están impregnadas con obras de arte que dan un ambiente bastante original. Por eso te enseñaremos cómo son algunos de los monumentos y las pinturas que cubren parte de esta ciudad.

monumento piedras Kerava
Un monumento de piedra en la calle comercial de Kerava.
Anteriormente ya os habíamos contado que Kerava es un núcleo urbano ideal para ir de compras. Y no miento, en un espacio muy reducido tienes muchas opciones para ir de tienda en tienda de manera relajada. Pero tiene otra clase de oferta si esta no te atrae.

Arte en las calles. Arte en las plazas. Empezamos por dar una vuelta en la calle comercial, uno de los puntos más concurridos de la ciudad. Allí nos topamos con la primera obra, el aperitivo de lo que vamos a encontrarnos. Una escultura de piedra como la que vemos justo arriba nos recibe. Guarda ese equilibrio que hace que, incluso con su sencillez, sea agradable a la vista.

LEER MÁS | El Castillo de Turku, un museo y a la vez una joya medieval

Dándonos paso por la misma calle peatonal, una zona de juegos para niños llama poderosamente la atención. Una curiosa escultura de colores reina en el centro. Algún crío habrá tenido miedo de subirle por su aspecto de intocable. Lo cierto es que, por lo sucias que estaban sus bolas, más de uno se ha debido de animar.

monumento infantil Kerava
Una curiosa obra para el disfrute de los niños.

Todo esto es el preludio de lo que nos espera al otro lado de la vía del tren. Para pasar al otro lado de la ciudad cruzamos el túnel de Sampola. Su decoración es magnífica, con formas que en un principio parecen desordenada. Pero, por razones que están ya fuera de mis conocimientos en diseño, no desagrada. Y luego las pinturas que hay en su interior son, sencillamente, sublimes.

Arte callejero en el centro de Kerava

Nada más atravesar el túnel, nos encontramos a nuestra izquierda con una llamativa pintura callejera. Pero se nota que no lo han hecho cuatro chicos aburridos, esto es cosa de profesionales. Ay, ¡qué haríamos sin estas obras! La verdad es que embellecen bastante la ciudad.

Unos metros más hacia delante hallamos una plaza con una fuente de lo más peculiar. Va más allá de la tradicional fuente de agua por su diseño curioso.

Y siguiendo recto, aún nos encontramos con una calle decorada con unas piedras colocadas de forma bastante amena. Más que sentarse en los bancos, dan ganas de asentar las posaderas sobre esta fría superficie.

Posiblemente, parte de la culpa la tenga la influencia de Museo de Arte de Kerava. Da la sensación que muchas de las obras artísticas que hay se concentran alrededor de su edificio. Dudo mucho que sea casualidad. Pero si quieres completar tu ruta cultural, este pueda puede ser una buena forma de culminar la visita.

LEER MÁS | Un viaje hacia la historia en el Museo Nacional de Finlandia

Seguramente aún no habré visto todo lo que tiene Kerava que ofrecer en cuanto al arte. Realmente hay bastantes obras colocadas en un espacio relativamente reducido, así que te animo a que vayas y las descubras por ti mismo. ¿O tal vez ya hayas ido? Si es así, cuéntanoslo.

Deja un comentario