¿Hay igualdad entre hombres y mujeres en Finlandia?

Publicado el Actualizado el

¿Es Finlandia un país igualitario entre hombres y mujeres? Sobre el país se hablan maravillas en un montón de aspectos, pero queda por ver cuestiones como si existe la brecha salarial por tierras del norte, si hay agresiones machistas

Por eso, coincidiendo con que el 8 de marzo fue el día de la mujer, vamos a hacer un repaso por los datos que nos contarán si hay machismo en Finlandia o si eso se ha superado. Ya te avanzo que las cifras no son del todo positivas.

brecha salarial Finlandia
Objetivo: la igualdad real. – Flickr (Jacinta Lluch Valero; CC)
Hay un dosier sobre la mujer que me ha guiado para escribir esta entrada. Lo ha hecho Tilastokeskus, el centro de estadística finlandés. Realmente me ha servido para sacar un montón de datos y conclusiones sobre lo que pasa en el país respecto al tema.

Por ejemplo, en cuanto a lo que se refiere a salarios, hay dos lecturas posibles. Es cierto que en 2014 las mujeres cobraban un 16,7% menos que los hombres y que en 2000 la diferencia era de un 19,9%. La brecha podemos suponer que se ha empezado a cerrar. Pero luego vamos al dinero concreto y vemos algo distinto. Hace 18 años una fémina ganaba 1.820 euros (vs. 2.257 los varones) y en 2014, ellas 3.004 euros y ellos 3.606. Sorpresa, sorpresa: la desigualdad ha aumentado en casi 200 euros.

LEER MÁS | Minna Canth, impulsora de los derechos de la mujer en Finlandia

Estos salarios no concuerdan con el nivel de formación. El 71% de mujeres tiene al menos el título de secundaria por el 69,5% de hombres. Si después nos desplazamos a los grados universitarios, hay un 21,9% de personas del sexo femenino que tiene el título. Y la cifra entre los varones, de nuevo surprise, surprise, es del 18,1%. Datos también del año 2014. Solo en el caso de los doctores se cuentan unos pocos miles de hombres más que mujeres, pero eso no explica ni de lejos la brecha salarial. Por tanto, sí, ellas tienen más estudios, pero cobran menos. Tela.

Discriminaciones, violencia de género…

opresión femenina
La imagen de la opresión a las mujeres. – Pixabay (Isabella Quintana; dominio público)
Otro aspecto a la hora de trabajar es que ellas también sufren más discriminaciones, según este maravilloso informe del centro de estadística finlandés. Una de cada cinco mujeres han sufrido un tratamiento desigual a la hora de recibir información o en las actitudes de otro empleado o por parte de sus superiores. En cambio, entre los hombres las quejas por estos motivos eran inferiores.

La violencia machista es otro de los aspectos que preocupan, y no es para menos. Las mujeres recibieron en 2015 el doble de agresiones que los hombres por parte de sus ex o parejas actuales (6,2% vs. 3,1%). La mayoría de veces son ataques físicos, pero no hay que olvidar algo que representa al 1,2% de chicas encuestadas (0,2% de ellos), las violaciones. En este sentido, hay otro dato muy representativo: el 98,1% de delitos de agresiones sexuales registrados los cometió… sí, un hombre. Como decía aquel lema televisivo, tolerancia cero.

Lo cierto es que el machismo no se ve únicamente en violaciones o la violencia hacia la mujer. Ya lo dijo Irene, de Au pair en Ylitornio, que al llegar observó una cultura de carácter retrógrada en este sentido. Creo que fue ella quien me contó una vez que cada vez que acababan de comer los hombres se quedaban sentaditos en la mesa y ellas, a recoger y limpiar.

La posición de la mujer en la política finlandesa

Tarja Halonen carrito golf
Tarja Halonen, única presidenta que ha tenido Finlandia, llevando en un carrito de golf al político ruso Dmitry Medvedev. – Kremlin
Vayamos ahora a la política finlandesa. Aquí parece que la situación se acerca algo más a la igualdad, aunque no sea total. En las elecciones parlamentarias de 2015 había cuatro de cada 10 candidatos que eran mujeres. Curiosamente, los partidos de izquierdas y el cristianodemócrata son los que lograron colocar como diputadas a más chicas que chicos, excepto los Verdes, que, eso sí, se quedó muy cerca de conseguir la paridad. Cada uno que saque sus conclusiones, pero sin duda ha habido un progreso importante desde que en 1954 el sexo femenino representaba solo un 15% en la cámara baja.

En los altos cargos del gobierno finlandés las cifras son ligeramente menores que en el Parlamento en relación a la representación femenina. Poco más de un tercio de los ministerios tienen a una mujer al frente, tal y como se puede ver en la página del gobierno. Aunque hay que decir que a menudo ocupan cargos algo estereotipados, tipo ministra de Educación, de Asuntos Sociales y Salud o Asuntos Familiares y Servicios Sociales. ¿Es necesario que siempre haya un hombre liderando Defensa, Justicia o Finanzas?

LEER MÁS | Martta Koskinen, la única mujer ejecutada en tiempos de guerra en Finlandia

Hay otras muchas cuestiones que quiero abordar, pero evidentemente no las puedo tratar. Habría que hacer un libro de eso. Pero, por resumir un último punto, un cuarto de chicas ha tenido miedo al menos una vez en 2015 mientras estaba fuera de casa por si sufría una agresión. No hay duda de que hay que seguir dando pasos para evitar esto, porque Finlandia, y muchísimos otros países del mundo, es machista.

Igualmente, hay muchísimos otros temas que las estadísticas no pueden abordar. Y por mi condición de hombre tampoco las he podido vivir. Soy un privilegiado en algunos sentidos porque sí, y lo sé. Por eso quiero pedir a las chicas que estáis en Finlandia que nos comentéis experiencias machistas. ¿Habéis sufrido acoso sexual en ámbitos de la vida cotidiana? ¿Os han hecho preguntas inadecuadas en entrevistas de trabajo? Es hora de dejar de lado los temores y abrirse.

Deja un comentario