Kyykäärme, la serpiente venenosa que puede arruinar tus vacaciones en Finlandia

Publicado el Actualizado el

Llega el buen tiempo, el calorcito, los baños en los lagos… y también las serpientes. Cuando las temperaturas empiezan a ascender, estos reptiles hacen su aparición triunfal. El problema es que en Finlandia hay una especie que es venenosa: kyykäärme.

Dicho esto, vamos a conocer mejor cómo es esta serpiente y de paso te daremos un par de consejos para cuando vayas por el campo. Ya te adelanto un detalle: ante todo, sentido común y no tocarles las narices.

Kyykäärme serpiente venenosa Finlandia
Kyykäärme, la única serpiente venenosa de Finlandia. – Wikipedia (Zdeněk Fric; CC)
Kyykäärme no es más que la víbora común europea. Como su nombre bien indica, está presente en numerosos países del centro y el norte de Europa, así como en partes de Asia.

Realmente es una serpiente que no destaca mucho por su tamaño. Las más grandes se quedan en unos 80 centímetros, explica la radiotelevisión YLE. En cuanto a su color, puede variar desde el negro hasta un azul grisáceo, pasando por el marrón. Pero siempre tiene tonalidades oscuras. Luego también observarás que tiene la cabeza plana con forma de triángulo.

¿Dónde la podemos encontrar en Finlandia? Pues prácticamente en todo el país, exceptuando la parte más septentrional de Laponia. Además, según cuenta el diario Vantaan Sanomat, cada vez es más difícil encontrarlas en grandes ciudades como Vantaa o Helsinki.

LEER MÁS | Los mosquitos, la pesadilla de todos los finlandeses en verano

Y ahora lo divertido: ¿dónde se dejan ver? Como estos animales son de sangre fría, no es raro verlos tomando el sol cual alemanes en Mallorca. Una vez, paseando por un bosque, me avisaron de que en un tramo de camino habían visto kyykäärme estiradas. Aparte de los caminos con iluminación natural suficiente, también optan por quedarse encima de alguna roca, por ejemplo. Por suerte, ya a partir de otoño empiezan a esconderse.

Dadas estas pinceladas sobre kyykäärme, veamos qué hay que hacer para evitar que nos muerda. Lo primero, si nos damos cuenta de su presencia, la sorteamos dejando aire de por medio. Si no te llamas Frank Cuesta, ni se te ocurra ir a tocarla, porque es posible que te muerda. Después, prevención: llévate unas botas bien altas y gruesas por el campo por si pisas una sin querer. De esta forma, también te podrás librar de las malditas garrapatas que transmiten la enfermedad de Lyme.

Kyykäärme: ¿y si me muerde?

víbora venenosa Finlandia
Ojo a su mordisco: puede obligarte a pasar alguna noche en un hospital. – Flickr (Frank Vassen; CC)
A pesar de todo, si no puedes evitar que te muerda, dirígete rápidamente a un hospital. En caso de no poder hacerlo, llama al 112. Sí, en Finlandia el número de emergencias es el mismo que en España.

En el peor de los casos, tendrías que acabar hospitalizado. Seguramente te habrá pasado por la mente la idea de morir por la picadura de una víbora como esta, pero en principio puedes estar tranquilo: es muy raro que un adulto sano fallezca por su veneno. Igualmente, si la víctima es tu mascota, deberás llevarla al veterinario para que le den la medicación adecuada.

Llegados a este punto quería recordar lo que mi abuela hacía de forma habitual hasta hace unos 10 años, cuando ella iba a menudo al campo. Ella veía esta serpiente, kyykäärme, la cogía y ya no volvía a reptar. La mataba.

LEER MÁS | Otros peligros que esconden los bosques finlandeses

Por otra parte, en Finlandia hay otras serpientes, pero esas ya no producen veneno. La revista Suomen Luonto cita una de ellas: rantakäärme (culebra de collar). Su longitud es muy similar a la víbora común europea, tal vez algo superior. Refiriéndonos a su cuerpo, adquiere tonalidades grises y negras. Además, verás que cerca de la cabeza tiene manchas naranjas, blancas o amarillas. Finalmente, en el archipiélago de Åland puede que halles la culebra lisa europea (kangaskäärme), de color marrón.

A mí de verdad que me fascinan las serpientes, pero vistas desde lejos. Si tengo que elegir, prefiero seguir apreciándolas en documentales o películas. Eso sí, de cerca infunden muchísimo respeto. De momento no me he encontrado con ninguna en Finlandia y espero que así siga. Y tú, ¿has visto alguna kyykäärme por el campo? 😉

Deja un comentario