La leche y los finlandeses, compañeros inseparables en las comidas

Publicado el Actualizado el

No puede faltar nunca en la nevera. La leche es uno de esos clásicos en las comidas finlandesas. Da igual que seas un niño o un adulto: ambos la beben de igual manera. ¿Acaso no te parece sorprendente?

Esta es una de las costumbres de los finlandeses que implican darle un papel protagonista a la leche. Piénsalo bien: en España (y apuesto a que ocurre algo parecido en Latinoamérica) es un mero secundario relegado a un ingrediente de cualquier receta o un añadido del café. ¿Por qué? Descubrámoslo.

Leche Finlandia supermercado
Los estantes de un supermercado finlandés cualquiera, hasta arriba de leche. – Wikipedia (Tiia Monto; CC)
Esta pasión que sienten los finlandeses por la leche se remonta, atención, hasta el año 2500 antes de Cristo, según un estudio de la Universidad de Bristol y la de Helsinki. Investigadores de ambos centros hallaron restos lácteos en fragmentos de ollas de la época, con lo que además dedujeron que fue entonces cuando empezaron a domesticar animales -en este caso, la vaca.

El consumo que hacían los antiguos habitantes del país se ha mantenido durante todo este tiempo como un hábito más. Sin ir más lejos, los niños empiezan en la escuela a beber leche durante el almuerzo gratuito. Y ya no cuento la que consumirán en sus casas.

Para que veas la cantidad de leche que llega a sus paladares, los finlandeses consumen 3,4 decilitros al día, según datos que maneja el Consejo de nutrición láctea del año 2015. Vendría a ser algo más de un vaso por jornada. Al cabo de un año ya la cifra se dispara hasta los 123 litros. Los porcentajes de cuánta gente la consume también son interesantes: el 81% de adultos la consume alguna vez, sobre todo hombres, y el 66%, de forma diaria. Esto explicará muchas cosas de las que te estoy contando en esta entrada.

LEER MÁS | El pan de centeno ahora es la comida nacional de Finlandia

La leche también se vincula habitualmente con el consumo de korvapuusti, ese delicioso bollo con canela. Un vasito bien frío junto a uno de estos dulces recién salidos del horno es todo un placer.

Tampoco te extrañe que si vas a casa de alguien te ofrezcan leche para beber. No te están tomando como a un crío, sino que ellos probablemente lo ven como una opción lógica para acompañar la comida. No noto que pase lo mismo en restaurantes (sin contar los comedores escolares, de empresas y tal), sino que se tiene una concepción de un producto para tomar en casa.

Finlandia y la intolerancia a la leche

Tetra brik leche Finlandia
La vaca que adorna un tetra brik de leche de Finlandia.
Por otra parte, es curioso que en Finlandia se beba tanta leche y, a su vez, sea bastante notoria la intolerancia a la lactosa. He leído en grupos de Facebook como Españoles en Finlandia que hay gente que, por extraño que parezca, la han desarrollado tras su llegada al país. Es más, la radiotelevisión pública YLE recogió algunas voces que así lo corroboraban.

Se ha podido averiguar que la intolerancia a la lactosa es algo habitual entre los finlandeses por la herencia genética: un millón de habitantes la padecen, informa la Universidad de Helsinki. Un estudio liderado por Timo Vuorisalo, de la Universidad de Turku, sugiere que el consumo de leche no tuvo nada que ver. Más bien fue la inmigración llegada durante la época de la cultura de la cerámica cordada, es decir, el mismo periodo de las ollas que antes te he mencionado.

Entonces, ¿por qué ahora los extranjeros que se instalan en Finlandia se vuelven intolerantes a la lactosa? En el mismo enlace de antes de YLE se menciona que posiblemente estos inmigrantes ya lo eran, solo que lo descubrieron durante se estancia en el país.

LEER MÁS | ¿Conoces estas siete comidas raras de Finlandia?

Llega el momento de que tú también te pronuncies. ¿Eres de beber un vaso de leche a palo seco o es más bien un complemento del café o parte de los cereales? Yo debo confesar, posiblemente por la influencia finlandesa, que desde pequeño la he tomado con normalidad. Hoy en día, aunque ha quedado relegada a un segundo plano, aún tomo, por ejemplo en alguna salida nocturna a la nevera. Ahora es cuando tú debes abrirte también 😉 .

Deja un comentario