Porvoo, qué ver en esta ciudad de Finlandia

Publicado el Actualizado el

Si me preguntan un sitio que visitar en Finlandia, Porvoo cae seguro. No cabe duda que es una de las ciudades más bonitas del país, sobre todo por su casco antiguo. Pasear por sus calles o entrar en sus tiendas es una gozada. Pero hay mucho más que puedes hacer.

¿Qué hay que ver en Porvoo? ¿Cuáles son sus principales atractivos, además del centro histórico? Corría el verano de 2009 cuando conocí esta ciudad. Para entonces no tenía ninguna referencia, pero cuando la descubrí me fascinó. Empecemos ya nuestro paseo virtual.

Porvoo Finlandia
¿Te vienes de excursión?

Información e historia de Porvoo (Finlandia)

El primer motivo para descubrir Porvoo (Borgå en sueco) es que esta es una de las ciudades más antiguas de nuestra nación. Se fundó en el año 1346, una época en la que el Imperio Sueco ya había empezado a adentrarse en un territorio que ninguna nación había proclamado como suyo.

Al construirse tradicionalmente con madera, esta urbe no se ha salvado de los incendios que han puesto en peligro sus casas. Es la historia de Finlandia: fuegos que arrasan con ciudades enteras y que se tienen que reconstruir. Esta población medieval no es la excepción y los ha sufrido, pero por suerte se han mantenido muchas estructuras que ahora vemos en lo que es el casco antiguo. El último de cierta importancia fue de hecho en 2006, cuando prendieron fuego intencionadamente a la catedral. Tuvimos la fortuna de que no se destruyó y se conservó en condiciones medianamente decentes.

Cuando vayas a visitar este lugar, no olvides que allí vive gente, por lo que hay que respetar los límites de la propiedad privada. Y, por supuesto, evita hacer fotos en el interior de las viviendas. Muchas ventanas están a la altura de la calle, pero eso no implica que tengamos que subir el salón de un desconocido a las redes o un hombre barriendo en su jardín trasero. Suena lógico, pero si lo digo es por algo; si hay carteles en algunas casas, es por algo.

Porvoo Finlandia
Detalles como este harán que tu día sea una maravilla.

Qué ver en el casco antiguo de Porvoo

Solo por el hecho de pasear por este distrito ya merece la pena visitar Porvoo. También conocida como Vanha Porvoo en finlandés, esta zona alberga esas casas de madera de diferente color que se pueden apreciar en las postales típicas del lugar. De este lugar solo he leído opiniones muy positivas, lo cual es un fiel reflejo de lo popular que es.

Pasear por sus callejuelas recubiertas con piedras es uno de los placeres que hay que disfrutar. Métete en los comercios locales para descubrir lo que ofrecen. Estas tiendas suelen ser muy coquetas y venden productos muy interesantes, aunque por supuesto al precio alto propio de Finlandia (o más por ser una área turística). Allí verás productos artesanos como chocolate que al menos a mí me tentaron muchísimo.

También es habitual la imagen de las casas rojas de madera a la orilla del río (Porvoonjoki) que cruza la ciudad. ¿Por qué están pintadas de este color? Pues la respuesta la encontramos en VisitFinland, y es que se ve que las pintaron así por Gustavo III, rey de Suecia en el siglo XVIII. Llegó a la ciudad e hicieron esto en su honor. Tras esto, se decidió mantenerlo y así lo podemos contemplar hoy en día. No olvides cruzar al otro lado de dicho río y tomar allí un helado.

Si vas en verano, o incluso en las semanas previas a Navidad, podrás disfrutar de un mercadillo en la plaza conocida como Raatihuoneentori. Es una zona de confluencia donde, además de las típicas tiendas, también podrás ver el antiguo ayuntamiento, ahora reconvertido en un museo, o la conocida como Holm House, también un museo que muestra cómo era la vida de una familia rica de comerciantes.

Catedral de Porvoo
¿Qué veremos dentro de este edificio religioso?

Catedral de Porvoo

No podemos dejar la ciudad sin antes conocer su catedral. Según la organización religiosa local, tiene sus orígenes en el siglo XIII, cuando se levantó una primera iglesia de piedra, pero no tardó mucho en necesitar una ampliación. De esta forma, se erigió entre 1414 y 1418.

Esta edificación sufrió cinco incendios desde 1508 y un bombardeo aéreo durante la guerra de Continuación, allá por el año 1941. A pesar de todo, ha podido ser reformada y por suerte aún podemos disfrutar de ella.

He de decir que por dentro se ve más pequeña de lo que parece por fuera. De todas formas, su interior es una maravilla. Esos detalles pintados sobre la pared blanca le dan un aire distinto. Pero ya no es solo eso, es el estilo en general y toda la decoración. Los ladrillos rojizos, las esculturas, las pinturas cristianas sobre la superficie de piedra...

Visitar Porvoo
Estas son las encantadoras calles que encontrarás durante tus viajes.

Más consejos sobre qué ver en Porvoo

Siempre digo que hay vida más allá de la parte antigua, del centro histórico. Hay muchas más cosas interesantes que ver a apenas unos pasos. Aquí van algunos de mis consejos.

La casa-museo de Runeberg

Espera, ¿aún no sabes quién es Johan Ludvig Runeberg? Es sin duda uno de los personajes más reconocidos del país. Fue un importante poeta del siglo XIX que escribió principalmente en sueco. Hay que recordar que en esa época ya estábamos bajo dominio del Imperio Ruso, pero en cuanto al idioma que hablaba la gente apenas hubo cambios. Como apunte, Runeberg fue quien compuso el himno nacional Maamme laulu.

En su última etapa, vivió en Porvoo y la casa en la que residió se ha convertido en un museo. Allí podrás ver hasta el último rincón del que fue el hogar de Runeberg. Prácticamente podrás meterte hasta en su cama, donde estuvo postrado por la enfermedad que le quitó la vida. Además, seguro que te encantará ver lo bonita que era la decoración o el jardín de su mujer, Fredrika, en verano.

Qué ver en Porvoo
Esta es una de las habitaciones de la casa de Runeberg.

Taidetehdas, el centro de arte

El punto artístico que aquí recomiendo es una visita a Taidetehdas, que traducido literalmente es la fábrica de arte. Se trata de un espacio multifuncional con algún restaurante, un cine y una sala de exposiciones, que es lo que nos ha atraído a este lugar varios de nuestros viajes.

De entrada tengo que decir que me encanta el detalle de 'poner' un árbol junto a la puerta de la sala. Una vez dentro, podrás observar las obras de algunos artistas locales. El espacio está dividido en dos zonas, la parte delantera para exposiciones temporales y la trasera, donde se concentran las permanentes. Por lo tanto, siempre tenemos excusa para volver y conocer a nuevos talentos de la zona.

Linnamäki Porvoo
Aquí empieza nuestro paseo por Linnamäki.

Linnamäki

¿Sabías que esta localidad tuvo en sus inicios un castillo? Al lado de la ciudad se levantó esta construcción en consonancia con lo que se estaba haciendo en otras poblaciones de Finlandia. Sin embargo, esta quedó pronto abandonada y se perdió casi en su totalidad.

Aun así, esta zona se ha convertido en un parque urbano en el que disfrutar de la naturaleza y a la vez aprender de la historia local. Si lees los carteles que acompañan por el camino, te darás cuenta de la huella que ha dejado el castillo. Como primer dato que debes saber, Linnamäki significa “colina del castillo”.

Porvoo turismo
¿No te dan ganas de comer todo ese chocolate?

Chocolate de Brunberg

No puedo dejar de citar las instalaciones de una empresa local de dulces llamada Brunberg. Es una compañía cuyos orígenes datan del año 1871 y que produce varios tipos de chocolates, regaliz... Un vicio de los buenos, claro.

Hay dos tiendas de Brunberg que yo haya visitado: una en un polígono apartado, en la calle Teollisuustie 19, y otra en el centro. La gracia de la primera es que además puedes ver el interior de su fábrica desde detrás del cristal y que, seguramente, en ciertas épocas del año no esté tan concurrida.

Sin embargo, lo mejor y que comparten ambas tiendas es que puedes probar prácticamente todo lo que hay para vender. Te puedes poner las botas si coges un poco de por aquí, un poco de por allá. Así comprobarás que el producto que tienen está como para chuparse los dedos.

Porvoo que ver
Aquí la hamburguesa que jalé.

Comer en Porvoo

Esta ciudad, con más aspecto de pueblo, es también conocida por sus restaurantes. Dicen que en este núcleo urbano se come bien, así que salí a comprobarlo por mí mismo.

Lo cierto es que no es barato comer en un restaurante de la zona, aunque no nos debería sorprender teniendo en cuenta lo caro que es Finlandia. En mi caso elegí Rafael's, un steakhouse. Tengo que decir que quedé satisfecho con la comida. Como es lógico, se especializan en carnes, por lo que elegí una hamburguesa de reno muy sabrosa.

Otro local al que fui es Zum Beispiel, aunque en ese solo tomamos unas bebidas. Desde luego, el ambiente era acogedor. Ayudaba mucho poder estirarse como en el sofá de casa, con cojines y todo, en la mesa de la entrada. Muy chulo el sitio.

Runebergintorttu
Este es el dulce que lleva el nombre del gran poeta finlandés que vivió aquí.

Runebergintorttu

No podemos dejar de mencionar un postre típico de Porvoo. Volvemos atrás para retomar el tema del poeta Runeberg. Se dice que su mujer, Fredrika, una mañana improvisó un desayuno con lo que tenía en casa. Además de harina, le puso cardamomo (una especia), mermelada y almendras, así como un chorrito de ron. Se ve que la combinación funcionó y acabó por convertirse en una especialidad de la zona.

En cualquier cafetería podrás encontrar este dulce tradicional, así que ya sabes qué probar en alguno de esos descansos. Yo lo comí por primera vez en un local llamado Paahtimo. Es el edificio de ladrillos rojos que hay después del puente de entrada principal, no tiene pérdida. El sitio es chulísimo y además tiene una terraza interior con unas vistas muy bonitas sobre el río.

Helsinki a Porvoo
Este es el bus que cogimos para llegar a esta población.

Cómo ir de Helsinki a Porvoo

Por desgracia, no podemos ir a Porvoo en tren, ya que hace muchos años que dejó de llegar. De hecho, su estación de ferrocarril se reconvirtió en una zona cultural. Lo único que circula por allí es un tren-museo que parte desde Helsinki durante unos pocos días de verano.

La opción más habitual es ir en bus de Helsinki a Porvoo y hacer una excursión de un día, sin coger hoteles. Como esta ciudad está a unos 50 kilómetros al este de Helsinki, no tardarás más de una hora en alcanzar tu destino. Yo he ido en Onnibus, la marca lowcost de autocares, y no he tenido ningún problema. Además, hay Wi-Fi para amenizar el trayecto.

No podía acabar esta entrada sin antes dejaros un vídeo de mi última visita. Así tendrás la opción de dar un paseo virtual antes de conocer este popular destino entre viajeros y residentes.

Ahora ya solo queda coger la maleta y aventurarse un día por esta población medieval. Si ya has hecho tu viaje, es hora de que nos cuentes tus opiniones sobre lo que te ha parecido mejor. Y si has estado en alguno de sus hoteles, danos tus recomendaciones. ¡Nos leemos en los comentarios!

12 comentarios en “Porvoo, qué ver en esta ciudad de Finlandia

    Nuska dice:
    22 septiembre, 2015 at 11:06

    La verdad es que viendo las fotos dan ganas de coger un avión ^_^

      Michan dice:
      22 septiembre, 2015 at 11:19

      Y si pudiera dar becas para ir a Finlandia fijo que te daría una xD
      Sí, la verdad es que es una ciudad preciosa, a menudo la he mencionado en el blog, pero nunca le había dedicado una entrada 😛
      Saludos!

    Raumlaine dice:
    22 septiembre, 2015 at 14:04

    Has visitado en Rauma? 🙂

      Michan dice:
      22 septiembre, 2015 at 15:32

      Hola Raumlaine (Raumalainen?)!
      Me han hablado muy bien de Rauma, y he visto fotos muy chulas de la ciudad. De momento no he tenido la ocasión de verla, porque cuando voy a Finlandia voy por el sur, que es donde está la familia. Pero ten por seguro que algún día iré y lo comentaré 😉
      Saludos!

        Raumlaine dice:
        23 septiembre, 2015 at 16:43

        Sí lo significa raumalainen, tenemos la lengua propia aquí en Rauma (Rauman giäl) https://en.wikipedia.org/wiki/Rauma_dialect
        Pero Rauma está casi en el sur, sólo cerca 250km de Helsinki.
        Bienvenidos! 🙂

          Michan dice:
          23 septiembre, 2015 at 16:55

          Ahá! Yo estoy acostumbrado a distancias cortas, 100 kilómetros ya me parecen, así que imagínate 250... A ver si nos vemos un día si voy a Rauma 😉
          Saludos!

    merike dice:
    22 septiembre, 2015 at 18:23

    Porvoo és la meva ciutat preferida. Aquest estiu estava tan freda que no hem estat allà moltes vegades 🙁

      Michan dice:
      23 septiembre, 2015 at 15:29

      No m'extranya, és una ciutat preciosa! Jo ja fa temps que no hi vaig, a veure si la pròxima vegada puc anar-hi 😛
      Salutacions!

      __

      No me extraña, es una ciudad preciosa! Yo ya hace tiempo que no voy, a ver si para la próxima puedo ir 😛
      Saludos!

    Horacio Santarelli dice:
    28 septiembre, 2015 at 22:13

    Mi querido Michan: el artículo está interesante, lástima que la galería de fotos ( que están lindas), fue escasa.-

      Michan dice:
      28 septiembre, 2015 at 22:19

      Muchas gracias Horacio! Sí, es algo pequeña la galería, pero porque son todas mías. Tengo más, lo que pasa es que son más de lo mismo, son muy parecidas, así que no las he puesto. Habrá tiempo para ver más imágenes 😉
      Saludos!

    Ángeles dice:
    30 septiembre, 2015 at 20:27

    Cómo es que no las cambiaron de color si hace muuuuucho tiempo se independizaron de los vikingos????besotes!!

      Michan dice:
      30 septiembre, 2015 at 21:51

      Supongo que tampoco lo querían cambiar y lo mantuvieron así porque les gustaría. Tampoco creo que les importara mucho ese aspecto, porque así ya queda bien 😉
      Saludos!

Deja un comentario