La iglesia de Temppeliaukio, única en Helsinki

Publicado el Actualizado el

A pocos pasos del centro de Helsinki, nos encontramos con un lugar único. Se la conoce popularmente como la iglesia de roca, y no es para menos, ya que fue construida excavando en una. Hablo, por supuesto, de la iglesia de Temppeliaukio (o Temppeliaukion kirkko en finlandés).

Se abrió al público en 1969 tras la gran obra de Timo y Tuomo Suomalainen. Desde entonces, ha conseguido mucha popularidad y se ha convertido en un paso casi obligado tanto para turistas como para residentes. Descubramos mejor cómo es por dentro.

Iglesia de Temppeliaukio
Así es la iglesia por dentro.

Historia de la iglesia de roca de Helsinki

El edificio que ahora vemos es el resultado de décadas de búsqueda. Desde principios del siglo XX se estaba estudiando construir una en el barrio de Töölö. Fueron muchísimos los proyectos que se desecharon porque, incluso habiendo ganado el concurso pertinente, no convencían al comité.

La búsqueda de un proyecto sólido empezó en 1932 con la organización del concurso, tal y como cuenta la organización religiosa de Töölö. El segundo concurso, convocado en 1936, acabó en nada por el inicio de la guerra de Invierno. Entonces, la historia de los concursos se alargó hasta 1961, cuando se lanzó el tercero y definitivo. Los ganadores fueron Timo y Tuomo Suomalainen, como antes bien mencioné.

La idea que tenían era revolucionaria, la muestra de que una construcción espectacular no tiene por qué ser antiquísima y enorme. Querían preservar ese espacio, acoplar el edificio a la roca dañándola lo mínimo posible.

Incluso tras tener un proyecto de construcción atado, seguía habiendo sectores disconformes. Había gente que quería que se hiciera una catedral tradicional, que en tamaño es inversamente proporcional a lo que tenemos ahora, o que se quejaba de su alto coste: cuatro millones de marcos. También había quien decía que no era adecuado hacerla por la dura situación internacional, sobre todo por el conflicto de Biafra, una zona de Nigeria que quiso ser independiente. A pesar de todo, en septiembre de 1969 se inauguró la que entonces se conocería como la iglesia de Taivallahti.

Temppeliaukion kirkko
Así se muestra la fachada de nuestro destino.

Así es la iglesia de Temppeliaukio

Ahora ya sabemos la historia de un lugar emblemático como es la iglesia de roca. Ahora solo hace falta conocerlo. Imagina que ya estás allí. Te posas delante. Y lo notas: no tiene nada que ver con otros edificios religiosos que puedas haber visto. Aparenta ser remarcablemente baja, en consonancia con la idea que tenían en mente los arquitectos. Y que esté rodeada de bloques de viviendas, más.

En la fachada, una pared formada por diversas piedras y roca cubierta por algunas plantas te dan la bienvenida. Y, por arriba de la iglesia de Temppeliaukio, se asoma una tímida cúpula. Nada de elementos que sobresalgan de forma notoria.

LEER MÁS | La capilla del silencio de Kamppi, en Helsinki

Una vez te metes dentro, la paz invade tu mente. Podría haber una guerra fuera y dentro sentirte en una profunda tranquilidad. Suelen poner una música tenue que genera este ambiente tan relajado. Cualquiera se quedaría dormido si se pudiera. Si tienes la ocasión de presenciar conciertos allí, te darás cuenta de lo buena que es su acústica.

iglesia de piedra Temppeliaukion kirkko
¿Ya has depositado tu vela?

Llama poderosamente la atención que la pared por dentro sea principalmente la misma roca que había antes de su construcción. Ni ladrillos ni historias. Ahora toca mirar hacia arriba. Porque esa cúpula que antes mencioné también gana protagonismo. Su diseño es simple, pero elegante y en concordancia con todo el interior. De la misma forma, el órgano que verás a la izquierda mirando de frente al altar impresiona.

Puede que te suenen las fotos que expongo en esta entrada, y es que en un Vlog ya la visitamos. Pasamos un rato por ahí en una de nuestras aventuras por Helsinki. Puedes revivir el momento en este vídeo:

Información útil de Temppeliaukion kirkko

Cómo llegar a la iglesia de Temppeliaukio

Este punto turístico está algo apartado de las zonas de gran confluencia de transeúntes, pero de todas formas está cerca del centro. Apúntate la dirección para el GPS: Lutherinkatu 3.

Para llegar tienes un camino de unos 10-15 minutos desde la estación central de tren. En el trayecto podrás contemplar algunos puntos importantes de Helsinki, como es el caso de la flamante biblioteca Oodi o el edificio del Parlamento.

Horario, precio...

En lo que hace referencia al horario, no tienen uno fijo, ya que allí celebran a menudo bodas o bautizos. Es por eso que te recomiendo que consultes su página web antes de ir. De todas formas, por lo general siempre la verás abierta.

Iglesia de roca Helsinki
Siéntate y admira en paz todo lo que te rodea aquí.

Para entrar, es necesario pagar una entrada. Fue una medida que implantaron ante la llegada masiva de turistas para, uno, intentar que no fuera tanta gente y, dos, amortiguar los gastos que ocasionaban. Eso sí, el ticket no te va a hacer pobre: cuesta tres euros.

Si aún así quieres librarte de pagar, hay una serie de truquillos. El más sencillo, entrar a la misa del domingo a las 10 horas. Los inconvenientes es que no puedes hacer fotos (al menos hasta que se acabe) y que piden a la gente que se queden durante la hora y media que dura. También suele haber algún día en el que a partir de las 15 horas dejan entrar gratis. Échale un vistazo al cartel de la entrada.

Cuando fui ya me fascinó, era un lugar como para sacar miles de fotos, de los que no te cansas de estar. Y yo no soy una persona religiosa. Ya he ido dos veces y espero que pronto caiga la tercera. En fin, ¿qué sensaciones te da Temppeliaukion kirkko?

2 comentarios en “La iglesia de Temppeliaukio, única en Helsinki

    Sartenada dice:
    11 septiembre, 2018 at 12:16

    Esta iglesia es muy especial, incluso en todo el mundo.

      Michan responde:
      24 septiembre, 2018 at 17:29

      Cierto, es difícil encontrar una parecida. Gracias por dejar tu opinión 😉
      ¡Saludos!

Deja un comentario