Brunberg, sus dulces típicos de Porvoo y su fábrica

Publicado el Actualizado el

No es Charlie y la fábrica de chocolate, pero puedes comer lo que quieras de todo lo que hay para probar. Suena apetecible, ¿verdad? Toma nota de lo que te vamos a contar. Estamos hablando de una marca, Brunberg, típica de Porvoo, y el lugar de donde salen todos sus dulces.

¿Quieres saber dónde podrás entrar a probar las chucherías y el chocolate de esta marca emblemática de la ciudad? Y, lo más importante, ¿por qué tienes que ir a este punto alejado del centro de la ciudad en la visita obligada a la antigua urbe? Aquí te lo contamos todo.

Brunberg Porvoo
Las trufas, mis dulces favoritos de Brunberg.

Brunberg es una marca con muchísima historia y, por tanto, experiencia que la avala. Tal y como explica la web de la fábrica, sus orígenes datan del año 1871. A.W. Lindfors se lanzó al mercado con un negocio que inicialmente se centraría en una panadería. Su producción de dulces no empezó hasta 1897 y poco a poco se fue independizando del proyecto inicial. Ya fue en 1922 cuando Lennart Brunberg abrió la fábrica.

Desde entonces, la empresa no ha hecho más que crecer en popularidad. Sus dulces más conocidos son Alku, una golosina cremosa y la más antigua que aún ofertan, o Tryffelit (trufas). Estos últimos son mis favoritos: un bombón de chocolate que se te derrite hasta en las manos y con un sabor exquisito. Tampoco están mal los Suukko (Besos; antiguamente llamados Neekeritsuukko, es decir, besos de negro), famosa receta que cogieron de los socios suecos de Brunberg. El cambio de nombre, como ya habrás deducido, fue debido a que se consideraba que era racista.

LEER MÁS | Estos son los mejores chocolates de otra marca de dulces, Fazer

Ahora ya conocemos algo de la compañía, por lo que creo que es hora de saber lo que encontrarás en su fábrica. Principalmente se trata de un punto de venta de sus productos, pero tiene su encanto. Puedes comer un montón de las golosinas y bombones que ofrecen completamente gratis. Hay que moderarse, evidentemente, pero probando un poco de aquí, un poco de allá y otra vez un poco de aquí ya habrás consumido una buena dosis de azúcar.

Probando dulces en la fábrica de Brunberg

Cuando vayas a probar sus dulces, solo te pediré una cosa. Cuando se trata de bombones o chuches sin cubrir, ponen una cuchara sopera para que cada uno coja un poco. Por favor, no te lleves el cubierto a la boca. Puede parecer obvio, pero créeme que no todo el mundo obedece a las leyes de la lógica y la higiene. Lo he visto con mis propios ojos. Afortunadamente en aquella ocasión se quedó en nada porque consiguieron que abortara a tiempo.

Además de todo esto, podrás observar desde la zona de la tienda lo que es la fábrica de Brunberg en sí. Cuando yo la visité era sábado y la actividad era nula, pero si vas entre semana seguro que algo de movimiento apreciarás. Asimismo, tienes la oportunidad de ver al lado de la ventana la primera máquina con la que se hacían los besos de negro.

LEER MÁS | Porvoo: ¿por qué tienes que visitar esta ciudad histórica?

Este es otro ejemplo más de que Porvoo no es solo el casco antiguo. En este caso, estamos hablando de una fábrica ubicada en pleno polígono, en la calle Teollisuustie, 19. La visita dura lo que dura, pero no por eso hay que dejar de ir. También tienes la posibilidad de quedarte en la tienda que hay en el centro, aunque está claro que la experiencia no será la misma.

Tras contarte todo esto, seguro que te entrarán ganas de ir a la fábrica de Brunberg en Porvoo. ¿Ya has probado alguno de sus dulces?

Deja un comentario