Apuntes de finlandés: te explicamos los casos inesivo, elativo, ilativo...

Publicado el Actualizado el

Caso elativo, caso ilativo... Esos nombres suenan tremendamente mal y dan la sensación de que tendrás que poner codos para aprenderlos y así continuar progresando en tu nivel de finlandés. Pero puedes estar tranquilo, porque no es tan difícil como parece.

Si te dijera que esta nueva lección trata de aprender a utilizar las preposiciones en o a, ¿a que ya te parecería que lo puedes hacer con una mano en el bolsillo? Pues vamos a ponernos con esa mentalidad y verás lo sencillo que es el asunto. Lo agradecerás muchísimo en tu próxima visita a Finlandia.

Museo Helsinki colegio
El colegio a la antigua usanza del museo municipal de Helsinki.

Empecemos explicando dos casos juntos: el inesivo y el adesivo. Ambos indican una localización (es el equivalente a utilizar la preposición en), pero se diferencian en que el inesivo se utiliza para espacios cerrados y el adesivo, para espacios abiertos. Esto ya lo repasamos en una lección veraniega, pero nunca viene mal recordarlo.

El inesivo se utiliza con los sufijos -ssa/-ssä. Por su parte, el adesivo se forma con -lla/-llä. Para entenderlo mejor, pongamos algunos ejemplos.

Minä istun autossa: Yo me siento en el coche. El coche es un espacio cerrado, así que hay que utilizar los sufijos que dictamina el caso inesivo.

Koira juoksee pihalla: El perro corre en el patio. El patio es abierto, así que esto es un adesivo de libro.

Utilizar un caso u otro también puede cambiar el significado de una oración. Por ejemplo con esta: Juon mehua talossa/talolla (Bebo zumo en la casa). En este caso, si dices talossa significa que estás en el interior de la casa. En cambio, si optas por talolla estás afirmando que la acción ocurre encima o simplemente en el exterior.

Como siempre, hay excepciones que nos enredan un poco el aprendizaje. Por ejemplo, las estaciones (asema) se consideran siempre lugares abiertos (adesivo), por mucho que haya un edificio definido. Ocurre lo mismo con aeropuertos (lentokenttä). Después, un país o una ciudad son considerados como localizaciones cerradas (inesivo), pero una isla no y se utiliza el adesivo. Con la práctica te darás cuenta de estas peculiaridades.

Una nota: estos dos últimos párrafos se pueden aplicar a los siguientes casos.

Una escuela normal, ubicada en el pueblo de Leppäkorpi.

Elativo y ablativo

Ahora es el turno del elativo y el ablativo. Si te han quedado los dos casos antes expuestos, te resultará más sencillo aprender estos dos nuevos. Tanto el elativo como el ablativo responderían a la pregunta "de dónde" y, por tanto, vendría a funcionar como la preposición de.

Como ya ocurría con el inesivo y el adesivo, el elativo se utiliza para espacios cerrados y el ablativo, para lugares abiertos. Los sufijos que hay que poner en estos casos son -sta/-stä y -lta/-ltä respectivamente. Estos ejemplos te aclararán tus dudas:

Otin ostokset ja lähdin kaupasta (Cogí la compra y me fui de la tienda). La tienda es un ejemplo de libro: edificio con sus paredes y tejado, tiene que ser el caso elativo cuando hablamos de un movimiento hacia fuera.

Lähdin kentältä kun matsi päättyi (Me fui del campo cuando el partido acabó). El campo es claramente un espacio abierto, así que toca el ablativo.

escuela Finlandia
Una clase, decorada con las banderas de varios países. - Andrea Muñoz

Ilativo y alativo

Por lógica pura puedes adivinar para qué sirven los casos ilativo y alativo. Si los anteriores señalan posición y el lugar de procedencia, estos indican una dirección hacia la que vas. Si lo trasladáramos al uso de una cierta preposición, sería a o hasta.

La norma se rige de forma paralela a los otros casos: ilativo es para lugares cerrados y alativo, para espacios abiertos. El ilativo generalmente se forma poniendo al final de la palabra -vocal+n. Esta vocal es simplemente la misma que la última del término. Pero si el término tiene una sola sílaba y acaba en dos vocales, el sufijo es -h+vocal+n. Y si además tiene dos sílabas, pondremos al final -seen. El alativo es muchísimo más sencillo: -lle. Con los ejemplos se entenderá todo mejor.

Kotona ei ole maitoa, siksi menen kauppaan (viene de kauppa; En casa no hay leche, por eso voy a la tienda). Un ilativo simple que exige -vocal+n.

Orava juoksee puuhun (viene de puu; La ardilla corre hacia el árbol). Como puu solo tiene una sílaba y tiene dos vocales al final, aquí toca -h+vocal+n. Simple, ¿verdad?

Minä olen matkalla Porvooseen (viene de Porvoo; Yo voy de viaje a Porvoo). Dos sílabas, la última con dos vocales al final y, por tanto, hay que añadir -seen.

Taksi ajaa lentokentälle (El taxi conduce al aeropuerto): Como ya mencioné antes, el aeropuerto es considerado un sitio abierto, así que al indicar dirección hacia el lugar se utiliza el caso alativo.

Recuerda que todo esto son las formas singulares, pero creo que desde luego hemos tenido más que suficiente con lo que hemos aprendido hoy. Si te ha quedado alguna duda, pregúntanos.

Deja un comentario