Así es un día perfecto para un finlandés en su casa de campo

Publicado el Actualizado el

Los finlandeses adoran sus casas de campo. También conocidas como mökki, son lugares sencillos y en contacto con la naturaleza. Prácticamente no ves un alma y los vecinos están lo suficientemente lejos como para disfrutar del sitio sin temer por tu intimidad.

¿Cómo es un día perfecto en la vida de un finlandés en su mökki? Vamos a explicarte cómo disfrutan de una jornada ideal en su casa de campo.

Casa campo lago sauna
¿Listo para tomar una sauna?

La mañana empieza con un desayuno típico, sin grandes alardes, pero con todo lo necesario iniciar el día con fuerzas. Pan de centeno, jamón, tal vez salmón ahumado, queso... Algo sencillo y, cómo no, acompañado de café. Realmente no es necesario nada más para coger energías, y más sabiendo que los finlandeses comen pronto.

LEER MÁS | 11 curiosidades sobre los lagos finlandeses

Un día redondo sigue con un paseo matutino hacia el bosque. Si reciben correo o el periódico, es el momento ideal para buscarlo. Lo más probable es que el buzón esté a unos cuantos cientos de metros de la casa, sobre todo si el camino de acceso no está asfaltado. Después de esto, métete entre los árboles y disfruta del silencio. El ruido de la actividad humana es inexistente. Tus pasos entre ramas y hojas y el canto de los pájaros son lo único que confirma que tu audición aún es óptima.

Mientras paseas, puedes ir recogiendo todo lo que la naturaleza te ofrece. En tu travesía por el paraíso verde, encontrarás arándanos -según la temporada que sea- y setas que puedes recoger sin límites dentro del consumo propio.

caja ahumar salmón
Esta es la caja para ahumar salmón.

Un almuerzo temprano

A la vuelta a la casa de campo, ya puedes ir preparando la comida. Como ya te dije, el almuerzo es realmente temprano. A las 11 de la mañana es realmente razonable sentarte a repostar. ¿Qué tal si pruebas de ahumar salmón? No es tan difícil, solo hay que tener las herramientas adecuadas. Aprovecha también para degustar algunas de las delicias que has cogido en tu paseo por el bosque, ya sea como acompañante o para el postre.

El almuerzo hay que hacerlo en la terracita. Con vistas al lago. Porque la casa de campo sin lago es solo una vivienda en las afueras del pueblo. Hay que aprovechar que en verano -porque el día perfecto siempre es en esa época- hace buen tiempo como para estar en el exterior.

Después de un descansito, lo mejor que puedes hacer es mover el esqueleto. ¡Anda que no tienes opciones! Una de mis favoritas es salir a remar. Observar el lago y toda la naturaleza que lo rodea, unido al silencio de la zona, es una experiencia estupenda para relajarte. Otra actividad que a mí me encanta es jugar al mölkky, un pasatiempos al estilo de los bolos que suele ir vinculado al día en el campo cuando hay invitados. Le aporta un aspecto competitivo muy sano para quien quiera hacer algo diferente.

La tarde es el punto culminante del día. La combinación de nadar en el lago y meterte en la sauna es simplemente maravillosa. El contraste que vive tu cuerpo acaba por dejarte temblando, pero con una sensación de bienestar total.

Sauna Lago Finlandia
En esa caseta se esconde una preciosa sauna.

Cena en la casa de campo

Para acabar el día, no hay nada mejor que... ¿una comida de lujo con platos del tamaño de una cuchara? ¡No! Algo mucho más sencillo. Dos palabras: comer salchichas. Llega la noche y ya apetece tomar algo caliente. Pues bien, no hay plato más típico de un día perfecto en tu mökki que este. No requiere gran esfuerzo y gusta a todos, incluso a veganos que opten por una alternativa que se adapte a ellos.

Así es como finaliza el día perfecto para un finlandés en la casa de campo. No hace falta nada más. Una jornada sencilla, pero también ideal. ¿Añadirías alguna actividad a las que hemos mencionado? ¿Tal vez te gustaría ir de pesca?

Deja un comentario