Un inicio de invierno excepcionalmente 'cálido': así está siendo enero de 2020

Publicado el Actualizado el

La situación excepcional que se vive en la temporada de invierno 2019-2020 es inaudita y seguramente ni los más veteranos puedan recordar un enero con tan poco frío en Finlandia. Los datos que se están publicando estos días son escalofriantes.

Que la misma capital de Finlandia registre temperaturas más propias de ciudades del sur de Europa es como para alarmarse. Que no haya nieve en una amplia franja del sur y el oeste del país preocupa y entristece. Veamos algunos de los datos del que ya han tildado como el invierno más suave en 100 años.

Nieve derritiéndose Finlandia
Ya les gustaría a los finlandeses haber tenido tanta nieve en el sur y que se estuviera derritiendo.

Los datos al respecto del Instituto de Meteorología finlandés (Ilmatieteen laitos) son demoledores. Las temperaturas a principios de enero han sido hasta 10 grados superiores a la media. ¿Te imaginas lo que significa tener tanto "calor" de forma constante en tal época del año? En el sur el termómetro puede rozar ocasionalmente los +9 grados en una momento del año en el que debería haber nieve por todo.

Un ejemplo bastante claro lo encontramos en el aeropuerto de Kajaani. Lo normal sería que las temperaturas estuvieran en torno a los -11,3 grados que hay de media. Sin embargo, según recoge la radiotelevisión finlandesa YLE, el termómetro ha marcado en enero -1 grado de media. Estamos hablando de la capital de una región que limita con Laponia y que en cierta medida también vive del turismo de invierno. Incluso en Rovaniemi se han vivido días de agua por todas partes.

Eso sí, la temperatura más alta registrada en enero no se ha batido. El récord está en los +10,9 grados anotados el 6 de enero de 1973 en Jomala, en Åland, según explica la empresa de meteorología Foreca. La cuestión es la prolongación de este tiempo suave, que hace que en Helsinki tengan temperaturas más propias de Ámsterdam o Milán. El invierno térmico aún se hace de rogar.

deshielo Finlandia
¿Deshielo? En el sur de Finlandia casi ni lo han probado en enero de 2020.

Muchísima nieve en Laponia; ausente en gran parte de país

En lo que a la nieve se refiere, el contraste entre norte y sur es especialmente marcado. En zonas de Laponia se han alcanzado el metro de nieve gracias a las precipitaciones generosas que han ido llegando de forma sucesiva. Sin embarco, la costa oeste y la zona meridional de Finlandia el panorama es desolador. Se han vivido días sin ver el deseado manto blanco en ciudades como Vaasa, Tampere, Jyväskylä, Savonlinna...

Hasta cierto punto, es normal la ausencia de nieve a principios de año en el sur de Finlandia. De hecho, en zonas del suroeste o en el archipiélago de Åland es habitual que la primera nieve que permanece hasta primavera llegue durante la primera semana del año. Sin embargo, lo vivido en enero de 2020 va varios pasos más allá.

LEER MÁS | Así afectará el cambio climático a Finlandia

¿Podemos achacar al cambio climático esta situación? El Instituto de Meteorología lo tiene claro: no, esta situación excepcional sí que puede producirse en Finlandia. Calculan que sucede cada 30 años. Sin embargo, el cambio climático hará que estas temperaturas tan altas sean cada vez más habituales. De hecho, estiman que en el futuro los inviernos serán parecidos a este.

Pisadas Finlandia
¿Cuándo llegará la primera nevada? Eso se pregunta todo el mundo.

Por supuesto, este invierno cálido está teniendo consecuencias. Los grandes lagos del sur de Finlandia acabarán el mes de enero sin hielo. Un ejemplo es Näsijärvi, en Tampere. En el anterior artículo citado de YLE destacaban que nunca se había registrado un enero sin que el lago estuviera congelado.

Las focas de Saimaa también se verán seriamente afectadas en febrero. Esta especie autóctona, en peligro de extinción, las hembras dan a luz a finales del segundo mes del año, relata YLE en otra noticia. Normalmente buscan zonas con hielo entre islotes para anidar, pero si no es posible, se quedan en hielo abierto, lo que reduce las posibilidades de supervivencia de los recién nacidos. Por suerte, la mano del hombre esta vez podrá ser de ayuda para construir nidos.

¿Has vivido este inicio de año en Finlandia? ¿Cómo te ha afectado la situación? Nos leemos en los comentarios.

Deja un comentario