Cómo afrontan los finlandeses la transición del invierno a la primavera

Publicado el

La transición del invierno a la primavera en Finlandia es una época complicada. La luz y la aparición de las primeras hojas nos llenan de esperanza; la nevada que llega cuando ya nadie la espera nos hace tocar de pies a tierra.

En definitiva, la primavera es un tiempo de contrastes que en Finlandia se vive de una forma muy distinta a España o gran parte de los países latinoamericanos, entre otros. Permíteme que te cuente algunas cosas interesantes sobre dicha transición para que te puedas hacer a la idea de cómo se vive este momento.

transicion primavera invierno
La primavera haciendo acto de presencia.

El inicio del deshielo

A partir de febrero, más bien tirando hacia finales, la nieve ya puede empezar a derretirse en el sur de Finlandia. Si se ha ido acumulando con generosidad, puede tardar aún un par de semanas en desaparecer. Sin embargo, el proceso de transición nos puede llevar incluso hasta mayo.

Durante la primera etapa del deshielo, lo que más preocupa es lo deslizante que está el suelo. La nieve empieza a derretirse, pero después pueden regresar pronto las temperaturas negativas. Este vaivén al final provoca resbalones y caídas que suelen doler bastante. Cuando los caminos ya se despejan, podemos andar más tranquilos, pero sigue habiendo algún problemilla.

Una de las primeras consecuencias de la retirada del hielo sobre los caminos es la aparición del polvo. En invierno se echa una especie de gravilla para evitar resbalones, principalmente en zonas peatonales. Sin embargo, la llegada de la primavera implica que esta gravilla empieza a circular libre y genera mucho polvo. Puede ser molesto para personas con problemas respiratorios.

Cuando ya parece que la primavera finalmente se ha instalado, inician la retirada de dicha gravilla. Un alivio, ya que se enganchan a la suela de los zapatos y al final siempre queda alguna piedrecilla en la entrada de casa.

Porvoo Finlandia
¡Días preciosos para visitar otras ciudades!

¿Cansado de la nieve?

Dicho todo esto, ¿qué siente la gente con la llegada de la primavera? Hay gente por aquí que ya a estas alturas del año está aburrida de ver nieve y siente alegría al ver que se ha convertido en líquido. Pero, como siempre, hay de todo.

Mi sensación era un poco distinta. Lo que pasaba por mi mente cuando se estaba derritiendo era: "ahora o cae otra buena nevada o se funde del todo". La cosa es que llega un punto en el que el paisaje ya deja de ser bonito. La nieve se ensucia de forma notoria, empieza a verse el suelo... Entonces, o se tapa lo feo con la llegada de copos frescos o que el sol haga su trabajo calentando la superficie terrestre.

Sobre todo al lado de las carreteras, el paisaje es especialmente... repulsivo. Los coches levantan agua o pequeñas gotas y acaban por ensuciar la nieve. No es lo más bonito para ver, desde luego. Y esa es una de las razones por las que esperamos con ansias la primavera.

Por suerte, llega un momento en el que parece que dejamos atrás el invierno y la primavera gana terreno. Los campos van adquiriendo esos colores verdes, aparecen las primeras flores, los finlandeses empiezan a poner algunas plantas en el jardín... El sol ya calienta y da gusto pasear junto a la naturaleza. Todo parece perfecto, ¿no? Pues todavía no ha acabado.

Tokoinranta Helsinki primavera
Cuando llegue la primavera, ¡todos al parque a hacer un pícnic!

¡Y vuelve el invierno!

Justo cuando ya nos hemos olvidado del invierno, ¡zasca! Ahí está el invierno de nuevo haciendo acto de presencia. No falla. La nieve nos sorprende a todos y a mí particularmente me saca una sonrisa. Es lo que llamamos como takatalvi. Qué le vamos a hacer, no me canso de verla. Esto puede ocurrir perfectamente en abril e incluso en mayo. Por supuesto, no todo el mundo se lo toma tan bien como yo.

Pues así es esta época, desde finales de febrero hasta abril o mayo, llena de altibajos en el mercurio. Por estas latitudes se nota más que por otros lugares más al sur por el factor nieve, pero lo que no cambia es la luz. A la mínima que te despistes, te darás cuenta de que de repente el sol se pone muchísimo más tarde. Pero esto en realidad solo es el aperitivo de lo que nos vamos a encontrar en verano, cuando el astro rey iluminará los cielos durante varias semanas, en especial en zonas del norte del país como Rovaniemi.

Para acabar, hay que mencionar que en ocasiones puede haber algunas inundaciones por la crecida de los ríos o la acumulación excesiva de agua en algunas zonas. Nada catastrófico, ni mucho menos, pero desde luego que puede ocurrir.

En fin, ahora ya sabes cómo se afronta este periodo. Lo más importante es que al final ponemos todas nuestras esperanzas en que llegará el verano y la naturaleza acabará de estallar cuando al fin tengamos temperaturas agradables.

Y tú, ¿cómo has vivido esta transición en Finlandia o en tu país? ¡Nos leemos!

Deja un comentario