El invierno en Finlandia: lo mejor y lo peor que vivirás

Publicado el Actualizado el

No es ningún secreto que mi estación favorita es el invierno. Tal vez sea porque he nacido en esa época o simplemente por mi origen finlandés y se me hace duro el calor veraniego español. Sea lo que sea, el frío de los últimos y primeros meses del año siempre me alegra.

Es por eso que en este artículo te traigo lo mejor que vivirás durante el invierno en Finlandia. Sin embargo, no todo es de color de rositas, así que también te mostraré las pegas que tiene esta estación.

esquí invierno Lahti
Lahti, una de las ciudades donde disfrutar de actividades invernales.

Lo mejor del invierno en Finlandia

La nieve. Oh, bello manto que todo lo cubre. Las estampas que nos deja este fenómeno meteorológico son simplemente maravillosas. Esos días en los que los árboles amanecen totalmente blancos y el cielo azul; esas noches en las que el suelo resplandece. Y no hablemos del apartado de la diversión: muñecos de nieve, batallas de bolas…

Ambiente navideño. Está muy relacionado con el tema de la nieve, pues sin ella no parece Navidad y de hecho incluso se podría decir que el ambiente es más triste. El caso es que diciembre y también enero son meses en los que se hace notar con especial ahínco que Finlandia es el país de Papá Noel (o Joulupukki como decimos).

LEER MÁS | ¿Has visto el mágico mercado de Navidad de Helsinki?

Libre de mosquitos. Suena a obviedad, pero pregúntale a cualquier persona que viva al lado de un lago (sobre todo de Laponia) a ver qué opina del tema.

Avanto lago invierno
En este agujero en un lago nada la gente en pleno invierno.

La sauna. Es cierto que se puede ir a la sauna en cualquier época del año, pero en invierno es mucho mejor. La gracia reside en la posibilidad de salir y tirarte a un montón de nieve o directamente a un agujero en el lago. El contraste térmico es brutal.

Experiencias únicas de invierno. Con esto enlazamos a actividades invernales típicas, ya sea nadar en un lago congelado, ir a un bar de hielo y beber en un vaso del mismo material o visitar un castillo, también congelado.

Y lo peor

Resbalones. Los paisajes blancos son bellísimos, pero muchas veces pueden esconder peligros. Cuando se ha fundido algo de nieve, luego se ha congelado otra vez y después ha empezado a nevar, los caminos son realmente resbaladizos. Y lo peor es que con solo un centímetro de nieve ya dejas de ver dónde están las placas de hielo. Creedme, por esta razón me he caído varias veces y el golpe duele.

Bicicletas nieve
¿Dejar la bici en la intemperie? No es muy buena idea…

¿Hay nevada? Hay retrasos. Los trenes, ante una nevada mínimamente notoria, ya empiezan a sufrir retrasos. Si coincide tu vuelta al aeropuerto con la llegada de precipitaciones abundantes, mejor salir de casa un poco antes.

Sitios cerrados. Como la temporada turística alta en el sur es en verano, hay muchos sitios que no abren. Es el caso de algunos museos en la fortaleza de Suomenlinna. Los mercados al aire libre, como el de Kauppatori en Helsinki, también muestra una falta clara de puestos en comparación con el mes de julio. Entonces, para disfrutar al 100% de muchas atracciones del país no queda más remedio que esperar seis meses.

Menos ambientes en la calle. Es lo que tiene el frío, que hace que la gente se recluya en sus respectivos domicilios o locales.

Casita nieve
Esta casita, medio a oscuras, representa lo que es el invierno en Finlandia.

Falta de luz. Que a las tres de la tarde ya oscurezca desde luego que no invita a descubrir nuevos sitios, y menos si se trata de parajes naturales. Si además vives allí, es probable que debas tomar pastillas de vitamina D para combatir la oscuridad.

LEER MÁS | 10 consejos para sobrevivir al duro invierno

En fin, ahora ya sabes qué tiene de bueno y de malo el invierno en Finlandia. De todas formas, creo que merece la pena darle una oportunidad a esta estación. Y tú, ¿qué añadirías a esta lista?

Deja un comentario