Vääksy: el pueblo idílico entre dos lagos que no conocerás por las guías turísticas

Publicado el Actualizado el

Entre los lagos Vesijärvi y Päijänne yace una pequeña joya que rara vez conocerás por las guías turísticas. El pueblo de Vääksy es un idílico lugar en el que pasar una mañana rodeado de tranquilidad. La belleza del sitio te invitará a descubrir esta población.

Vääksy, situada a unos 120 kilómetros al norte de Helsinki, tiene sus orígenes en el siglo XV, cuando se instalaron los primeros molinos en sus rápidos. Desde entonces, el pueblo ha cambiado mucho, pero sigue conservando su encanto.

Río Vääksy
El río de Vääksy, lugar donde verás peces nadando a contracorriente.
Fui a visitar este pueblo hacia mediados de mayo. Un día soleado en el que no podíamos decir que no a salir de casa a dar una vuelta. Si vas a ir en coche no tendrás problemas para aparcar, pues en frente del Museo de Pesca (Kalastusmuseo) hay un aparcamiento bien amplio. Tal vez te suene el vlog que hicimos por los lagos en Finlandia. ¿Lo recuerdas?

Después de estacionar ya empezamos nuestro recorrido cruzando el puente de madera que nos sirvió de puerta de entrada a la zona con más encanto. Desde allí podrás apreciar la lucha a contracorriente de los peces para intentar pasar de un lago a otro. Sería un punto perfecto para pescar… si no fuera porque está prohibido.

LEER MÁS | Más pueblos con encanto: Porvoo

Al lado del río se fue formando la leyenda del myllytonttu de Vääksy. Es un personaje de aspecto humanoide y pequeño, como los ayudantes de Papá Noel, pero que se dedica a proteger los molinos y sus molineros desde 1491. Se dice que suele actuar de noche y que da buena suerte, pero también que le gusta molestar a extraños, en especial a aquellos que se han portado de forma desagradable. Si visitas el lugar, tal vez deberías estar atento por si aparece. La mejor manera de contentarlo es dándole un plato de gachas. Se ve que le pirran.

Vääksy pueblo Finlandia
Una de las adorables casitas de madera que encontrarás en Vääksy.

Desde el principio, tuvimos la bendición de disfrutar de un área totalmente verde. Al estar tan rodeados de árboles, costaba entender que justo al lado teníamos la carretera principal del pueblo (no muy transitada, dicho sea de paso).

En esa zona aún tenemos algunos elementos arquitectónicos que nos recuerdan que todavía estamos en un núcleo urbano. Las casitas de madera contribuyen a darle un gran atractivo a Vääksy, localizado en el municipio de Asikkala. Muchas de ellas tienen su historia detrás. Nahkurin Verstas y Jokiranta, localizadas junto a los rápidos, se construyeron hacia los años 20 por la necesidad de los artesanos de trabajar con una fuente de agua cerca, según la web local Vanha Vääksy.

De camino al canal de Vääksy

A apenas dos pasos también tienes un escenario en forma de barco bautizado como Toivo Kärki en honor a este compositor finlandés. Allí acuden los habitantes del pueblo en verano para disfrutar de las actuaciones de teatro o musicales. Es el célebre kesäteatteri.

Siguiendo por el mismo camino, llegamos al que sin duda es uno de los puntos más característicos de este pacífico núcleo urbano. Es el canal de Vääksy (Vääksyn kanava). Sus 1,3 kilómetros de longitud unen los lagos Vesijärvi y Päijänne. Con un poco de suerte podrás ser testigo de cómo los barcos pasan de un lugar al otro, porque además es considerado el canal más activo de Finlandia. Su historia se remonta hacia el siglo XVIII, cuando empezó a plantearse su construcción para el beneficio del comercio. De esta manera, entre 1868 y 1871 se pusieron manos a la obra para que abrir la conexión por agua entre ciudades tan lejanas como Lahti y Jyväskylä. Para que te hagas a la idea, entre estos dos puntos hay unos 140 kilómetros de distancia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al lado del canal hallarás otra preciosa casa de madera que en la actualidad funciona como una cafetería. Es el Kanavan Helmi, que antaño era una sala de espera para los pasajeros de los barcos. Fue diseñado en 1910 por el arquitecto Thure Hellström y lo cierto es que su interior aún conserva ese aire vintage. Los antiguos carteles de Coca-Cola, la marca de café Paulig o la de helados Eskimo decoran cada hueco libre en la pared. Su terraza, además, es fantástica para disfrutar de un cono o el café acompañado de korvapuusti.

LEER MÁS | Más sobre pueblos desconocidos: Lemi, la capital del metal

Desde luego, esas casitas de madera le aporta un ambiente más tradicional a Vääksy. Si quieres seguir apreciándolas, puedes subir por la calle Vääksytie, donde se concentran varios edificios de este estilo y que recomiendan en la guía del pueblo.

Ahora que ya hemos dado nuestro particular paseo virtual por este pueblo idílico, ¿te animas a dar el tuyo propio de manera física? Y ya sabes, si te gusta la pesca, al Kalastusmuseo 😉 .

Deja un comentario